SAN PEDRO SULA. Tres hombres han aparecido muertos dentro de hoteles en lo que va del año en la ciudad industrial del país, pero dos de ellos tienen una particularidad.

1 El primer hecho se registró el pasado 10 de marzo, cuando un hombre fue encontrado muerto dentro de una de las habitaciones del conocido Hotel Sula, ubicado cerca del parque central de la ciudad.

A este fallecido lo identificaron como Wilmer Ovelín Zúniga Guerra. Quien tenía 43 años de edad y estaba hospedado en la habitación 703 del séptimo piso.

Según mencionó personal del hotel, el ahora occiso entró a Honduras el pasado 9 de marzo. Lo anterior, a eso de las 11 de la noche y procedente de los Estados Unidos.

VÍNCULO CON «LOS CACHIROS»

Además, remarcaron que ingresó con una fémina trabajadora sexual que se hacía llamar Iris Zulema Santos Bustillo. Se supo mediante las imágenes difundidas, que la mujer se retiró un día después a eso de las 9:07 de la mañana. Asimismo, aduciendo que regresaría ese mismo día a las 2 del tarde.

Posteriormente y como es de costumbre, las personas que se encargan de la limpieza se acercaron a la habitación de Zúniga Guerra para el respectivo mantenimiento. Fue entonces cuando tocaron la puerta en reiteradas ocasiones. Sin embargo, nunca hubo contestación. Lo anterior generó sospechas entre los empleados. Por lo tanto, se dirigieron a abrir por su cuenta la habitación. Pero su mayor sorpresa fue mirar al hombre sin signos vitales tirado en la cama.

FICHADO POR LAS AUTORIDADES

Tras lo acontecido, a eso de las 12.30 pm llamaron a las autoridades, quienes enfatizaron que el estadounidense no presentaba heridas de ningún tipo en su cuerpo. Por lo que evaluarían otros factores para determinar el motivo exacto de la muerte.

Mientras elementos de la Policía Nacional acordonaban la escena, los efectivos de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) mencionaron que en una de las bolsas del pantalón le encontraron 400 dólares (cerca de 10,00 lempiras).

Finalmente, se dio a conocer Wilmer Ovelín Zúniga Guerra se registró con pasaporte de
Estados Unidos número 009575581. Pero también era de nacionalidad hondureña.


Luego de realizar el levantamiento cadavérico, las autoridades policiales revelaron importantes detalles sobre este hecho. Se presume que su muerte habría ocurrido por deudas pendientes. Y es que según el expediente número 1083-2016 de la policía, él y su hermano (John Scott Jordan) se hacían pasar como comerciantes. Que además, conocían empresarios en Estados Unidos que estaban interesados en comprar madera en Honduras.

También con mentiras, los extranjeros comenzaban a abordar a empresarios hondureños, a quienes les garantizaron la compra de sus productos. Así como un buen precio por los mismos.

Los sujetos además engañaban a mujeres y les prometían casarse con ellas. Además, que les darían la residencia en los Estados Unidos.

CRÍMENES EN HOTELES DE SPS EN 2018

Finalmente, el personal del hotel manifestó que el occiso se encontraba hospedado desde con John Scott Jordan, el cual no se encontraba en el lugar al momento del hecho y minutos más tarde fue requerido en el Bo. El Centro 6 Ave., 3era Calle S.O. en el punto de taxis de la Col. Fesitranh.

El ciudadano John Scott Jordan al momento de verificar en el sistema NACMIS, tenía una orden de captura pendiente. Esto, por el delito de estafa de fecha 01 de noviembre de 2016. Se dijo que esta fue emitida por el Juzgado de Letras de lo Penal de S.P.S.

El ahora occiso y su acompañante habían sido detenidos por el delito de estafa. Esto, por parte de la Unidad de Delitos Financieros de la D.P.I. en noviembre del 2016.


Hotel Sula es uno de los más conocidos en la ciudad

2 Ayer miércoles 2 de marzo, un hombre fue encontrado muerto en el interior de una habitación del Hotel Lempira de San Pedro Sula, zona norte de Honduras.

Se informó que el cadáver pertenecía a Alberto Bográn, de 60 años de edad. Quien era el
administrador del hotel antes mencionado.

Un agente policial había mencionado que se descartaba la versión de un posible suicidio, después de que supuestamente se encontrara a la víctima con «señales de que fue herida con arma blanca». Sin embargo, horas después, las autoridades de Medicina Forense dijeron que «no se hallaron señales de golpes ni heridas. Por lo que es por ahora una muerte indeterminada».