18.6 C
Honduras
domingo, julio 25, 2021

“Mi hermanito murió en mis brazos por desnutrición”: emprendedora

TEGUCIGALPA. Ejemplos de vida como los de Brenda Almendares inspiran a esas mujeres que piensan que ya no hay una salida para ellas o que no tienen apoyo de nadie y se sienten solas.

Brenda Almendares es una mujer emprendedora que venció las dificultades más duras y supo bregar con los problemas de la vida hasta salir adelante.

Desde caminar sin zapatos y no tener nada que comer y ahora contar con un negocio propio y un hogar establecido para ella y sus hijos, es parte de su testimonio que para muchos es un ejemplo a seguir.

Es una de esas guerreras hondureñas que a pesar de la pobreza, supo salir adelante sin la ayuda de una pareja de hogar. Con cuatro hijos pero con la fe puesta en Dios, Almendares ahora puede compartir de dónde viene.

Pero que sea ella misma quien comparta sobre su historia de lucha y de triunfo.

¿Quién es Brenda Almendares?

Nací en Tegucigalpa. Mi madre tuvo 10 hijos y yo soy la número siete, los demás hijos anteriores a mí ella los tuvo que regalar.

Ella solo me crió a mí prácticamente, y a una hermana que nació después de mí.

Escritora hondureña: “Aprende a ser feliz aun cuando estés triste”

Pasé una niñez muy tremenda que hasta los 15 años estuve descalza, aguanté mucha hambre. Tuve que salir a la calle a trabajar porque mi madre no era emprendedora, no tenía esa visión de sacar a sus hijos adelante y por eso los regaló a todos.

¿Qué pasó con su hermano menor?

Mi hermano -el número 10- se murió de desnutrición por falta de comida, porque a ella (la madre) no le gustaba salir a trabajar; entonces me tocaba a mí salir, ir a lavar ropa, a cuidar niños ajenos, asear casas, todo para traerle comida a ella y a mi hermana.

Ahora tengo 40 años, tengo cuatro hijos, soy madre soltera porque también mi esposo se fue con otra persona. Yo siempre dije: quiero que mis hijos vivan diferente. Y esa es la razón por la cual he luchado con todas mis fuerzas para que ellos salgan adelante.

Le doy gracias a mi Señor Jesús porque con él he logrado tener una casa. Tengo a mis hijos estudiando en la escuela, colegio y uno en la universidad.

Brenda Almendares
Brenda Almendares es un ejemplo para muchas mujeres.

¿Cómo ha salido adelante?

Tengo un negocio que Dios me ha proveído.

He tenido como cuatro negocios. En uno vendía ropa panameña y en dos años logré ahorrar 120 mil lempiras. El esfuerzo era de salir desde las 6 de la mañana y regresar a las 10 de la noche a la casa.

Lo que tengo no solo se lo debo a Dios, también a mis hijos porque ellos fueron sacrificados quedándose solos de pequeños y para la gloria de Dios ahora vivimos mejor.

Primero alquilaba y tenía una pulpería, también vendí golosinas afuera de mi casa. Siempre me dije: mis hijos van a vivir diferente, y gracias a Dios vivimos diferente; tenemos casa, comida, cama y televisor, -yo nunca en mi niñez supe que era un televisor-.

Cuéntenos de su negocio

Un día una empresa me dio la oportunidad de trabajar para ellos en este local que estoy actualmente en el mayoreo de la Feria del Agricultor y el Artesano.

Ellos me dijeron que vendiera lo que yo quisiera. Así comencé a vender y a quitar prestado.

Otro día me encuentro que el negocio estaba cerrado. Pero me fui a la oficina de la feria para que me ayudaran y se me abrió la puerta y gracias a Dios me quedé con el negocio.

Lilian Mata, periodista hondureña galardonada en Viña del Mar

Quitando fiado he podido hacer crecer el negocio y pagando puntualmente. Hace dos años terminé de pagar mi casa con esta venta.

¿Qué mensaje le da a las mujeres que no tienen apoyo o no ven una salida?

En este caminar he aprendido que la vida es muy difícil pero que no debemos darnos por vencidos y hay que seguir luchando. Siempre cada día hay que levantarse con optimismo; siempre hay que mirar hacia el cielo y recordar que hay alguien que nos ama más que un ser humano, y ese es Dios.

Más noticias

Últimas Noticias

Abrir anuncio

Close
error: Contenido Protegido