México: doloroso relato de familia de inmigrantes hondureños que estuvo secuestrada

527

México. Trece días estuvo secuestrada una familia de inmigrantes hondureños en el estado de Oaxaca, y lo que vivieron en esos días fue relatado por Madián Heriberto Vela al periódico Excelsior en ese país.

Con fe en Dios y la esperanza de que él los protegiera, el catracho, su esposa y sus hijos soportaron ese tiempo privados de su libertad. «Oramos unas cinco veces al día o más y cantábamos himnos», revela él, quien ya fue liberado junto a su familia.

En su narración, Vela expone que durante un mes estuvieron residiendo en Tuxtla Gutiérrez, en el estado de Chiapas, pero decidieron avanzar con el sueño de llegar a la frontera con Estados Unidos.

Por lo tanto, durante su travesía quisieron evitar una garita de migración, «entonces nos metimos a un monte y ahí nos detuvieron. Nosotros pensamos al principio que era un asalto nada más, pero resultó que no, nos retuvieron con amenazas», explicó.

Amplíe esta noticia: Sin saber quién pagó rescate, liberan a familia hondureña secuestrada en México

Con cepillos de dientes entretenían a los niños

Inicialmente los secuestradores pidieron cinco mil dólares por liberar a los inmigrantes hondureños: Madián Heriberto Vela Contreras, Norbelina Ruíz Ártica y los niños Giselle Ruíz Ártica, David Yair Ruíz Ártica y Junio Madián Vela Ruíz. Mientras tanto ellos permanecían encerrados.

Por lo que durante ese tiempo, tanto él como Norbelina usaron unos cepillos de dientes y peines para entretener a los menores, quienes a veces se desesperaban y querían salir del encierro. «Nos poníamos a jugar. En cada momento nos callábamos, porque eso sí, a cada ratito nos venían a decir que nos calláramos, que los calláramos a ellos», explica.

Sin embargo los niños «todas las noches nos decían que ya no aguantaban estar ahí. Nos decían que les picaba el cuerpo, que se sentían con la necesidad de salir, que necesitaban ir al baño». A su edad no comprendían la razón por la que estaban secuestrados.

Por otra parte, Madián Heriberto aclaró que nunca los golpearon, pero que vivían con «un miedo latente» porque los amenazaban con armas. Eran «varios» hombres.

Sin embargo, asegura que está arrepentido desde el primer día «desde que nos sucedió, de habernos venido para acá, la locura de habernos traído a los niños y meternos al monte».

Finalizó aconsejando a toda persona que quiera imitar su decisión que «lo piense dos veces, que si bien nosotros tuvimos suerte de ser rescatados, a ellos no les puede pasar igual».

A pesar de eso, Heriberto desea quedarse en México a trabajar. El proceso que sigue es si les dan una visa humanitaria. El catracho recalca que en Honduras es muy difícil superarse económicamente.

No fueron secuestrados en Veracruz

Inicialmente se conoció que la familia había sido secuestrada en Veracruz. Pero las  autoridades mexicanas afirmaron que fueron raptados en algún lugar de Ixtepec, Oaxaca. Esto sucedió el pasado 19 de julio. Fueron liberados ayer en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

«Fueron mantenidos en la zona de Oaxaca, los detuvieron cinco personas armadas y personas con machete. En cierto momento hubo discrepancia entre los delincuentes y ellos al final los agarró el comando que tenían las armas y se los llevaron a un lugar muy alejado de la ciudad», revelan autoridades.

Al hombre – quien está matriculado en la carrera de Periodismo en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras en el Valle de Sula  (UNAH-VS), y a sus parientes los tuvieron «como en una bodega, ahí les tomaban las fotografía, ahí les tomaban los videos», explicó Carlos Escalante, titular de Atención a Migrantes en Veracruz.

Mientras que Erick Cisneros, secretario de Gobierno de Veracruz, aclaró que los compatriotas «jamás estuvieron en Veracruz».

Por otra parte, los cinco hondureños fueron trasladados ayer a declarar a la Unidad Especializada Contra el Secuestro en Coatzacoalcos. Después los llevaron a un hotel del puerto de Veracruz, mientras se decide su situación.

Hasta el momento se conoce que hay una persona detenida y en el sitio donde los rescataron hallaron dos cuerpos.