Mamá primeriza: Qué hacer cuando no puedo controlar a mi hijo

303
Mamá
Imagen de referencia.

DE MUJERES. Lo que te habían descrito como un cuento de hadas, se convirtió en una pesadilla. Si bien es cierto, ser mamá es la máxima expresión del amor y la mayor bendición en esta vida, pero no todo es color de rosa, especialmente si esa «bendición» es una mezcla entre desobediencia e imperactividad.

Un considerable número de mamás optan por callar esa tormentosa sensación que genera el descontrol hacia tu hijo o hija, mientras que otras deciden desertar. Y no es nada nuevo ver a mamás jóvenes que abandonan a sus hijos para seguir con su vida sin responsabilidad alguna.

Cuando te conviertes en madre, no te dan ningún manual de cómo hacerlo, solo cuentas experiencias que viviste con tus hermanitos, o sobrinos, si es que los tienes. También están los sabios consejos de tu madre, pero no todas las historias tienen la misma trama.

Lea también: Estoy teniendo crisis de pareja en plena pandemia, ¿qué hago?

¿Qué debe hacer una mamá? 

Paciencia

En primer lugar, debes colmarte de paciencia, es la principal herramienta que te hará actuar con sensatez ante un posible conflicto con tu pequeño.

Los regaños acompañados de insultos y golpes no hacen bien a los niños y debilitan la relación entre madre e hijo. Trata de controlar tu temperamento y presta atención a tu entorno.

Escucha a tu pequeño

Es muy común que los niños busquen atención, especialmente cuando tu trabajo te impide estar con él 24/7, los niños aprovechan cada instante para llamar tu atención cuando probablemente tú solo buscas llegar a descansar.

Debes priorizar tu rol de madre y acostumbrar a tu hijo a que dedicarás un tiempo a jugar con él y otro donde podrás descansar. Siempre recuerdale las razones por las cuale debes trabajar, ahora no te entenderá pero con el tiempo, ese mensaje será procesado con éxito.

Busca ayuda

No es nada nuevo que hay niños que sobrepasan los límites de la imperacrividad. Es el momento de buscar ayuda de un especialista.

Acudir a un psicólogo no indica que tu hijo está loco, deja a un lado los tabúes y toma decisiones que contribuyan a tu rol de madre.

Recuerda que ser mamá es el trabajo más difícil y nadie sabe cómo hacerlo a la perfección. Así que no te desanimes si sientes que no puedes poner orden a tu pequeño. Son procesos que con el tiempo y una buena ayuda de especialista podrás superar.