Dejan en libertad a tres custodios que permitieron escape de pandilleros

La fuga de los dos supuestos pandilleros ocurrió el sábado a las 11:00 p.m.

312
custodios que permitieron escape
El juez conocedor de la causa determinó que los tres custodios se defendieran en libertad.

Tegucigalpa. Un juez determinó dejar en libertad a tres custodios de los Juzgados capitalinos, quienes el fin de semana pasado dejaron escapar a dos presuntos miembros de la Pandilla Barrio 18.

En ese sentido, el togado determinó dejar en libertad a través de un auto de formal procesamiento con medidas distintas a prisión.

Los encausados que se defenderán en libertad son: Carlos Arturo Cruz López, Mario René Gonzales López y Boel Antonio Escoto Rodríguez.

La Fiscalía del Ministerio Público, señaló a los tres guardias de seguridad por el delito de evasión e investigación de complicidad criminal.

De acuerdo a los custodios, los dos pandilleros se escaparon luego que en el edificio se fuera el fluido eléctrico. Acto seguido, indicaron que la planta generadora se encendió y el ruido producido por esta, ayudó a los criminales a fugarse.

Los prófugos son Nilson Pineda Cruz, procesado por los delitos de asesinato y uso ilegal de arma comercial; y su compinche, Kevin Wilfredo Amador Cabrera, a quien se le imputa el delito de facilitación de transporte para el tráfico de drogas.

Lea también:  Montes Bobadilla es extraditado a Estados Unidos

Resolución de los juzgados capitalinos

El juez conocedor de la causa, determinó que los tres imputados se defendieran en libertad. De esta manera, a Cruz López y Gonzales López, se les emitió un auto de formal procesamiento. Sin embargo, será con medidas distintas a prisión.

Lo que significa que en estos momentos recuperan su libertad. Por su parte, al señor Escoto Rodríguez, se le dictó un sobreseimiento provisional.

Versión de los hechos

El paradero de los fugados, hasta el momento, es desconocido.

De acuerdo a lo indicado por las autoridades, el hecho ocurrió a eso de las 11:00 p.m. del pasado sábado. Según, cuando los reos estaban esposados y supuestamente se fue la luz en los Juzgados capitalinos.

Las personas antes mencionadas, forzaron una ventana de la celda donde estaban recluidos. Seguidamente, aprovecharon la oscuridad en el inmueble, producida supuestamente por un fallo en la energía eléctrica.

Después, los presidiarios se escaparon del recinto judicial, con rumbo desconocido hasta la fecha. De momento no se tiene ni siquiera pistas de su paradero.