LA ENTREVISTA – Myrna María Barahona, la periodista elegida por el rock

992
¿Por qué?

En primer lugar, se necesita un cambio de actitud de la población. Todo mundo quiere las cosas regaladas y así no se puede. Cuando no se hace algo critican, protestan, ofenden e insultan, pero cuando sí se hace aquello por lo que criticaban, solo saben ofender, especular y tirar tierra. Ese egoísmo, tal vez parece un complejo social, o de inseguridad es una actitud fea que se tiene que quitar.

En segundo lugar, hay que reconocer que si quiere ver un buen espectáculo hay que invertir algo. También se necesita la capacidad de respetar lo que se cobra, si no puede pagar no llegue, pero no ofendan a los que traen las bandas. Las inversiones para traer artistas son enormes, hay impuestos exageradamente altos. Por eso nunca se podrá hacer algo como el Hell & Heaven. Para empezar, no vamos a encontrar empresarios que se atrevan a invertir en algo así.

Myrna María Brahona

¿Por qué? ¿Hay otros factores?

Tienen miedo porque no conocen esa cultura (rock) y aunque la mayoría de los rockeros sean gente decente, bien portada que lo único que les gusta es hacer su mosh, emborracharse de vez en cuando y hacer su relajito, quizás se enteraron de algunos incidentes donde las cosas se salieron de la mano. Una persona que no conoce esa cultura, pero se da cuenta de un caso, termina catalogando a todos por igual y de ahí viene la mala reputación.

Por eso mismo, hay partes de la sociedad que nos ven como marginales, si doy una opinión sobre algo fuera de los temas del rock a los medios, por ejemplo de política y es opuesto a lo que piensa quien lee la entrevista automáticamente ¿qué hace?, llamarme drogadicta y jamás en mi vida he probado las drogas, pero tienen como prototipo que si alguien es rockero es drogadicto.

¿Existe un estigma hacia los rockeros?

Esas cosas forman parte de la ignorancia, y eso se encuentra en el público que es y no es rockero, hay prejuicios que no pueden esconderse.

¿A pesar de lo que comenta, hay que destacar avances?

Claro, un tiempo atrás, a Honduras no venía nadie. Ahora gracias a productoras como Live Rock, Motocity y Backline las bandas han empezado a llegar de cierta manera. Incluso se llenaron conciertos como el de Therion. Esos son conciertos independientes, pero hacer un festival es otro cuento.

¿Debemos envidiar a Costa Rica, El Salvador o Guatemala?

Costa Rica sobre todo por los eventos. Y a los de El Salvador también los envidio, han tenido la mejor cultura rockera desde la década de los años 1960. Eso lo sé porque yo misma lo comprobé con mis investigaciones.

¿Cuáles son las diferencias entre la cultura rockera de El Salvador con la de Honduras?

Son campeones, los salvadoreños desde que inició el rock en Centroamérica siempre tuvieron los mejores músicos. En segundo lugar, en los 60 estaba Guatemala, Costa Rica y Honduras estaban al mismo nivel, pero el líder era El Salvador. Es un país pequeño ‘el pulgarcito de América’, sin embargo, tienen la cultura rock más grande de toda Centroamérica, incluso más grande que la de Costa Rica, por eso es la capital del rock centroamericano.

En nuestro país tenemos a Delirium y Diablos Negros ¿Qué bandas a su criterio representan mejor a sus países en Centroamérica?

La mejor banda de rock en Centroamérica es Dreamlore, esos tipos están listos para estar en cualquier escenario junto a Slayer, Megadeth o cualquiera. Son completos, los mejores. De Guatemala mi banda favorita es Alux Nahual, ¡los amo! los conozco desde los ochentas. De Nicaragua me gusta mucho Cripta.

Por su trayectoria Myrna María Barahona ha conseguido muchos amigos, pero ¿Tiene enemigos?

Enemigos anónimos tengo unos cuantos, hombres y mujeres.

¿Si su trabajo está relacionado con la cultura del rock, cómo consiguió esos enemigos?

Supongo que, en el caso de las mujeres, por diferentes razones, creo que en los ochentas me pude dar cuenta de un par de casos, tal vez en los noventas. Quizás a algún muchacho le gustaba mi voz o como me miraba cuando presentaba un concierto o lo que sea. Si una persona que está con pareja emite un elogio hacia mí, aunque yo no tenga nada que ver en eso, la pareja de él pensando que está interesada en mí y que vamos a tener algo, la agarra en mi contra.

En el caso de los hombres, la verdad ya lo he dicho y lo repito, mis peores enemigos en este medio son ellos por el tipo de trabajo que hago. Eso no es justo, porque yo no escogí al rock, esta carrera me escogió a mí.