LA ENTREVISTA – Jari Dixon: “No es fácil ser diputado de oposición y mantenerse limpio”

264
Jari Dixon
Dixon tiene un postgrado en Derecho Penal y Procesal Penal.

El diputado por el Partido Libertad y Refundación (LIBRE), Jari Dixon, habló en exclusiva con Diario Tiempo Digital, sobre su infancia, su trabajo como fiscal del Ministerio Público (MP), la inclusión en la política y todos los retos que afronta el país actualmente.

Nació en el municipio de Talanga, Francisco Morazán, en un hogar conformado por cuatro hermanos y sus padres. Su infancia no fue fácil como se podría pensar de un hombre que ocupa un cargo de funcionario público.

El diputado relató que a pesar de que su padre era abogado tuvo que trabajar durante su niñez para poder estudiar. Asimismo, contó de cómo llegó a ser fiscal del MP; y cómo se le abrieron las puertas para ingresar al ámbito político.

Además, los grandes retos al ser parte de un partido de oposición y los desafíos por combatir la corrupción, en un país que Dixon considera como “un narco estado”.

Lea también: LA ENTREVISTA – Ángela Madrid: “Con responsabilidad y honradez me esfuerzo cada día para ser mejor”

Entrevista con Jari Dixon

¿De dónde es originario Jari Dixon?

Soy orgullosamente de Talanga, Francisco Morazán.

¿Cuántos hermanos tiene?

Tengo cuatro hermanos: dos mujeres y dos hombres.

¿A qué se dedican sus padres?

Bueno, mi padre era abogado pero murió muy joven, hace muchos años y mi madre es ama de casa.

¿Cuál fue el mejor consejo que ellos le dieron?

En primer lugar estudiar y nunca tomar lo que no me pertenece.

¿Cómo fue su infancia?

Con mucha pobreza. Tuve que trabajar desde muy pequeño en algunas ocasiones para pagar mis propios estudios, pero feliz al lado de mi madre y mis hermanos.

¿Dónde realizó sus estudios?

La primaria en la Escuela Juan Alberto Melgar Castro, ciclo común en el Instituto Brassavola Digbyana, ambos de la ciudad de Talanga. La secundaria en el Instituto Tecnológico de Administración de Empresas (INTAE) de Tegucigalpa; y mi licenciatura y postgrado en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

¿Tiene alguna especialidad?

Sí, tengo un postgrado en Derecho Penal y Procesal Penal.

¿Cómo ingresa a la política?

Mi ingreso a la política ha sido circunstancial. Nunca pensé ingresar a la política pero creo que todo comenzó un día que mi jefe en la Fiscalía de Delitos Comunes, el abogado Yuri Moreno (QEPD), me pidió que le hiciera el favor de representarlo en una reunión de fiscales coordinadores a nivel nacional que pretendían rescatar la Asociación de Fiscales de Honduras; y desde ahí evitar la destitución del Fiscal General de ese entonces, abogado Roy medina, a quien le habían presentado una querella por parte del abogado Ivis Discua Barilla.

Dicho movimiento lo encabezaba el Doctor Rigoberto Cuellar, quien era jefe de la Unidad de Capacitación del Ministerio Público. Pues recuerdo que era un viernes en horas de la tarde. Cuando llegué al lugar me di cuenta que la mayoría que se encontraban ahí solo estaban cuidando sus puestos de trabajo y que no les interesaba ni el Ministerio Público ni el bienestar de los fiscales de base que éramos los que hacíamos el trabajo duro y peligroso en los tribunales del país.

El día lunes que regresé le comuniqué a los acuerdos que se había llegado al abogado Yuri Moreno y ya en la tarde en nuestra reunión tradicional de trabajo que se hacía todos los lunes también le informé a los compañeros fiscales lo que había percibido de dicha reunión.

Y fue ahí que les propuse que los fiscales de base deberían de organizarse para dirigir los destinos de la Asociación de Fiscales, ya que éramos nosotros la esencia misma del Ministerio Público; los que poníamos la cara ante la delincuencia en cada caso que llevábamos y que no era posible que no se nos diera la importancia debida.

Allí comenzó todo. Apoyé a un candidato de Delitos Comunes para presidente de la AFH, al abogado Aníbal Izaguirre, quien le ganaría las elecciones al Doctor Rigoberto Cuellar, quien era el candidato apoyado por el Fiscal General, por primera vez la base asumía el control de un gremio.

Dos años después yo ganaría las elecciones y me convertiría en presidente de la AFH. Eso solo fue política gremial, ya en la política de partidos políticos cuando fundamos Libertad y Refundación (LIBRE).

¿Qué ha sido lo más difícil en el mundo de la política?

Lo más difícil es cuando te comparan a políticos corruptos, cuando dicen que todos los políticos son iguales, sin ni siquiera revisar tu hoja de vida, sin reconocerte lo que has estado haciendo en política, y nunca logran mencionarte cuáles son tus actos de corrupción.

¿Cómo llegó a ser fiscal del MP?

Yo ingresé al MP cuando no era por recomendaciones políticas. En ese tiempo se hacía un examen de conocimiento; si lo pasabas te hacían un examen psicométrico y por último un estudio socioeconómico. Las trabajadoras sociales llegaban a tu comunidad y consultaban a los vecinos qué tipo de persona eras; y así ellos recomendaban o no recomendaban la contratación. Así me convertí en un fiscal de carrera del MP.

¿Cuáles fueron los más grandes retos cuando sostuvo el cargo?

Como fiscal de carrera mi mayor reto siempre fue llevar a los criminales de toda índole a los tribunales de la república; y no solo llevarlos, sino también lograr sus condenas.