Intel: busca usar sólo energía renovable y producir cero basura

252
Intel
¿Utilizas una computadora? Muy probablemente tenga algún componente de Intel. Te agradará saber que tienen un gran compromiso para evitar los cambios climáticos y el daño al medio ambiente.

REDACCIÓN. Comprometida a cabalidad con el medio ambiente y a erradicar los efectos nocivos de las grandes industrias, la compañía estadounidense de circuitos Intel se prepara para aportar cada vez más.

Para el año 2030, ya fijó nuevos objetivos: reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero y sus residuos. Consiguiente, espera que al final de la década, funcionar a base de energía 100 % renovable (utiliza, por ahora, 70 %) en sus operaciones a través de todo el mundo. Además, reciclar mucho, al grado de no enviar ni un ápice de basura a los vertederos.

De igual forma, planea una reducción de 10 por ciento en sus emisiones de dióxido de carbono procedente de sus fábricas. El año anterior, las mismas casi alcanzan las 2.80 millones de toneladas métricas. Ese daño está relacionado con su consumo electricidad.

Intel se trazó varios propósitos en el mismo sentido que debían cumplirse para 2020. Los cumplió con creces. A la fecha, está reciclando más del 90 por ciento de sus desechos. Por lo que, es casi nula la cantidad de residuos peligrosos los que envía a los basureros.

De manera exacta, un 1 % de sus residuos peligrosos a los vertederos. El resto no, ya que encontró formas de reutilizarlos o tratarlos para que dejen de ser tóxicos. El amoníaco que deja atrás de la fabricación, por ejemplo, se reutiliza en fertilizantes. Mientras que sus residuos de fluoruro de calcio se destinan al cemento.

Asimismo, desde 2010, disminujo en un 30 % su bombeo de gases de efecto invernadero. Aunque, esas emisiones sí han incrementado pequeñas cantidades desde 2016, dada la extensión de la producción del exitoso negocio.

El desperdicio del vital líquido también es un tema importante para Intel. Por ello, bajó su consumo, entre 2010 y 2020, un 38 %. Es más, la empresa específicó que han ahorrado unos 44 mil millones de galones en ese mismo período.

De igual interés: ¿Adiós a Intel? Las Macs de Apple tendrán sus propios procesadores

Un gran problema: las emisiones indirectas

Es oportuno conocer que la mayor parte de la contribución de Intel a los problemas ambientales es por sus emisiones indirectas. Es decir, las que se producen a lo ancho de su cadena de suministro de productos, como la de sus consumidores.

En 2019, esas emisiones indirectas llegaron a un valor que se asemejaría a la producción de cinco plantas de energía a carbón.

Intel se propuso que sus productos sean más eficientes en torno a sus emisiones. Lo logró hasta cierto punto, pues sus portátiles se han vuelto 14 veces más eficientes. Mientras que, sus centros de datos son un 8.5 por ciento más eficaces.

No obstante, aún continúa lejos del 25 por ciento al que quería llegar (para ambas líneas de productos) en este año. Todavía tiene más de la mitad del año para avanzar un poco más. La intención, está.

Responsabilidad Social

Claro que es necesario también conocer las intenciones de Intel desde la boca propia de sus líderes. Suzanne Fallender, directora de Responsabilidad Corporativa en Intel, explicó más sobre lo que buscan hacer y por qué.

«Creemos que podemos llevar esto a un nivel totalmente diferente al considerar los factores de sostenibilidad», dijo inicialmente.

Y agregó: «Sabemos que nuestros clientes en ese espacio (medio ambiente) también tienen fuertes aspiraciones, así que pensamos que hay una gran oportunidad de colaboración».

En décadas pasadas, desde los años 60, los desechos tóxicos de la compañía dejaron daños casi irremediables en Silicon Valley. Donde fabricó y probó semiconductores, se contaminó el suelo y el agua con diversos compuestos, mismos que aún no han sido erradicados por completo.

Más mujeres

Por último, pero para nada menos importante, se comunicó que la empresa desea duplicar el número de mujeres. A su vez, las minorías sub-representadas en puestos directivos para la década que se avecina. Esas pretensiones se dieron a conocer en su informe de responsabilidad corporativa publicado este jueves.