HISTORIA HUMANA – Karol Quiroz, la maestra de música con un don para servir

108
Karol Quiroz
Karol Quiroz es una maestra de música que no ve limitaciones a pesar de su condición y ayuda a otros.

Karol Quiroz es una joven con muchos sueños y que tiene una vocación de servicio para los demás. Con su motivación ayuda en la educación de muchos jóvenes hondureños. Ella es una joven que es ejemplo de que cuando se quiere se puede. Sus acciones demuestran que las limitaciones solamente existen en la mente de las personas.

Su valentía y su don de servir es lo que Diario Tiempo Digital destaca en esta historia.

Karol es una joven de 22 años de edad. Ella es originaria de Tegucigalpa, y actualmente vive en la colonia San Miguel. Es la menor de 3 hermanos, y su vida ha sido un tanto diferente a la de los demás. No por  el hecho de tener una condición de discapacidad. Sino por los diversos factores que han influido en ella misma.

En el inicio de su historia, cuando su madre estaba embarazada, ella no sabía que tenía toxoplasmosis; una enfermedad que en el embarazo de una mujer puede originar malformaciones congénitas en su bebe.

Esa patología la afectó a ella cuando estaba en el vientre de su progenitora.

Al momento de su nacimiento los médicos dijeron que tendría problemas en la visión. Para su familia eso fue algo sorpresivo debido que no esperaba ese tipo de noticias.

Lo anterior, porque nunca hubo antecedentes de discapacidad ni en sus abuelos, ni en ningún otro miembro de su familia.

Nota relacionada: HISTORIA HUMANA: Darío Welcome, de vendedor de horchatas a conferencista motivacional

Toda su infancia se desarrolló con normalidad

Ellos buscaron todos los medios para ayudarle, esperaban que recuperara la visión. La sometieron a tres operaciones, pero ninguna dio fruto. Desde ese momento todo cambió para sus padres.

Ellos pensaban que una persona con discapacidad necesita más atención y más cuidado. Sin embargo, todo se desenvolvió con normalidad en su infancia.

A los cinco años asistió de manera normal a la escuela. Ya al llegar a los 6 años, sus padres, debido a la situación tuvieron que irse del país. Ella quedó al cuidado de su tía y abuela.

Ya en la escuela, Karol aprendió hacer mucho más independiente de lo que era antes. Siempre trató de ser natural con sus compañeros y ser mucho más independiente. Asimismo, obtuvo conocimiento de muchas cosas que le permitieron desenvolverse muy bien. Y, cada una de las enseñanzas que captó era un buen aprendizaje para ella.

Karol Quiroz

Ya en el colegio, Karol decidió estudiar música. La música siempre ha estado con ella desde que era muy pequeña. Su abuelo era músico empírico y en su familia había muchos músicos más. Eso la motivó a perseguir su sueño porque es lo que le apasiona y con lo que más se identifica.

Karol: “Existen obstáculos más no limitaciones”

Haberse graduado de la Escuela Nacional de Música es uno de sus mayores logros y lo que la hace sentirse más satisfecha hoy en día.

Karol cuenta que obstáculos siempre existen en la vida. No por el hecho de tener una condición de discapacidad, sino porque las personas piensan que ya es algo que les trunca la vida.

No obstante, para ella en la vida hay obstáculos más no limitaciones. Su condición no es una limitación para poder hacer las cosas. Y, es un ejemplo vivo para las demás personas de que los sueños sí se pueden alcanzar.

Otro de sus mayores logros es haber optado a un trabajo. Actualmente trabaja en el Museo de Interacción Chiminike y también da clases de música.

A Karol le gusta trabajar con los niños porque siente que de ellos aprende mucho. Y, la naturalidad con la que hacen las cosas realmente la cautiva.

Karol al igual que todos tiene sueños y miedos. Uno de sus sueños ya cumplido fue obtener el título de maestra en Educación Musical. Otra de sus pasiones es la filosofía, por lo que una meta a corto plazo para ella es adentrarse en el estudio de esa ciencia.

Karol: “Me gusta trabajar en lo que tenga que ver con la educación”

La destaca joven manifestó a Tiempo Digital que siempre le ha gustado desenvolverse y trabajar en áreas que tengan que ver con la educación. Eso, debido a que ella considera que ahí es donde se ve la realidad de las cosas.

“Quiero hacer algo por la educación a eso se suman mis miedos. Uno de mis miedos es no poder trascender, no poder ayudar a las personas. No pueden hacer algo para cambiar el país que es lo que todos quisiéramos. Decidí trabajar en algo que tenga que ver con la educación”, comentó.

En ese sentido, Karol indicó que en su educación tuvo muchos obstáculos, como ser maestros no preparados para trabajar con personas con discapacidad. “Eso es algo que en cierto punto tiene sentido. El país no está lo suficientemente avanzado en educación ni salud ni ningún otro aspecto”, criticó.

Afortunadamente, Karol pudo entenderse con sus maestros, y con dedicación y esfuerzo pudo alcanzar su título.“Era lo que más soñaba hasta ese entonces. Ahora seguiré perseverando para alcanzar mi otro sueño que es la filosofía. Y, trabajar siempre por la educación de mi país”, aseveró.