HISTORIA HUMANA| Jonathan García, un estudiante estrella impulsado por el ejemplo de su madre

1277
Jonathan
En 2018, Jonathan le regaló a su madre el último diploma que la universidad le otorgó.

Jonathan Ariel Pérez García, es un joven luchador originario de Goascorán, Valle, quien se ha esforzado arduamente por sus estudios, para hacer sentir orgullosos a sus padres de su desempeño en la universidad, a pesar de las carencias, los obstáculos y los momentos difíciles que ha vivido.

Jonathan es hijo de una maestra de Educación Primaria y Licenciada en Matemáticas, y su padre fue sargento de la Policía Nacional.

«Mi madre Marleni Yamileth García, fue una mujer muy respetuosa, me enseñó sus valores y mi padre Vicente Pérez también. Son valores que han formado mi carácter y quien soy, con eso han creado un sueño sobre lo que yo quiero ser en la vida», contó Jonathan a Diario TIEMPO Digital.

La meta de Jonathan es convertirse en arquitecto y está a un paso de graduarse con honores. Cada año, él ha recibido un diploma destacándolo como alumno de excelencia académica de la Facultad de Arquitectura de la UNAH.

Además, ya empezó a realizar algunos proyectos con algunos ingenieros que laboran en la universidad. Pero Jonathan no ha tenido todas las facilidades que sí han tenido otros de sus compañeros.

Al no tener las facilidades económicas que la carrera implica, él ha realizado sus proyectos y diseñado sus ideas a partir de los instrumentos que tiene a mano, pero ha logrado resultados dignos de un artista.

Lea también – HISTORIA HUMANA: Raquel Aguilar, vende galletas para costear sus estudios

«No quería que mis padres gastaran en mí»

Durante la infancia hubo muchas carencias y muchas veces hubo que pedir fiado. Cuando Jonathan estaba en la escuela pensaba mucho sobre esas cosas, desde ahí empezó a tener mucha madurez en su forma de pensar.

«Desde que era un niñito, en sexto grado, le dije a mi mamá que no quería que gastaran en mí. Les decía que toda mi educación tenía que ser pública. Yo quiero que ustedes gasten lo menos posible. Yo sabía que la situación era y es difícil».

En un principio nunca pensó si quiera en entrar a la universidad, él pensaba en salir del colegio con la profesión de Técnico Electricista para trabajar y ayudar a sus padres. Sin embargo, su madre le dijo que estudiara, que harían un sacrificio pero él debía salir adelante.

«Me gradué del Técnico Luis Bográn. Mi madre me llevó de la mano, me guió en todo lo que yo hacía y por creer tanto en mí es que siempre ha sido mi fuente de inspiración. Siempre procuré que gastaran lo menos posible en mí, a veces andaba solo tres lempiras en el bolsillo, pero ya aguantaba», expresó.

Su madre, su mayor inspiración

Jonathan hizo una prueba para lograr ver más claramente qué carrera estudiar, entre las opciones estaba Ingeniería Eléctrica y Arquitectura. Cuando finalizó la prueba, agradeció a Dios por abrirle la puerta hacia ese camino, y su madre lo apoyó aún más.

La inspiración para seguir adelante, para lograr cada cosa, para no rendirse, para aguantar cada desvelo, siempre fue su madre. Ella murió hace más de un año a causa de cáncer. Hasta el último día se mantuvo como una luchadora para sacar adelante a sus hijos.

«En el camino, mientras he estado frente a la mesa de dibujo, siempre ha sido complicado, principalmente por el desvelo al cual no estaba acostumbrado. Muchas veces he dicho ya no puedo más, ya no aguanto», explicó Jonathan.

Luego que mi madre falleció, yo he puesto una foto con ella a la par de mi laptop. Cada vez que me siento desanimado, que me siento triste, veo la foto y digo «mamá este esfuerzo que yo hago es por vos. Ella me da fuerza y cuando falleció yo sentí que el mundo se me iba».

«Hijo tengo cáncer»

«Recuerdo que ella misma un día me dio la noticia de su enfermedad. Yo estaba preocupado porque no regresaba a la casa del hospital con mis hermanos y mi papá. Luego de un rato, por medio de una llamada me dijo ‘hijo tengo cáncer’. Cuando me dijo eso lloré y casi me desmayo», narró el universitario.

Cuando la madre de Jonathan empezó a empeorar debido al cáncer, él inició a ayudarla en algunos trabajos, principalmente a distancia impartiendo clases de matemáticas, ya que ella fue Asistente Distrital de Educación y conocía a muchos maestros.