Gobierno y Partido Nacional tendrán «una sola voz» en el diálogo del martes 28

93
diálogo
En la mesa serán cuatro sillas con tres voces.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. El Diálogo Nacional para superar la crisis en Honduras, surgida por el presunto fraude en las elecciones generales de 2017, iniciará el próximo martes 28 de agosto, así lo informó la Organización de Naciones Unidas (ONU).

“Se ha definido la fecha de instalación del diálogo para el martes 28 de agosto”, indicó el representante de la ONU en Honduras, Igor Garafulic. 

Por su parte, Tony García, representante de Salvador Nasralla en la mesa técnica del diálogo, señaló: «finalmente tenemos una fecha ya. Ese día se va a dar la ceremonia inaugural para dar inicio al Diálogo Político Nacional».

Respecto a las posiciones que estarán presentes en la mesa de diálogo, García explicó que al final han quedado tres votos, tres voces con cuatro sillas. «O sea, solo hay tres posiciones, tres consensos con cuatro sillas», sostuvo.

En ese sentido, detalla que el Partido Nacional y el Gobierno tendrán una sola voz y un solo voto. Asimismo, agregó que la representación del Partido Liberal y la representación de Salvador Nasralla están firmes para dar inicio al diálogo.

Lea: Fuerzas políticas retoman el diálogo este lunes; Garafulic invita a partidos pequeños

Agenda lista 

La ONU será quien informe en donde se realizará la apertura de diálogo, apunta García. Hasta el momento solo se maneja que la hora de inicio será a las 11:00 a.m. de ese día.

«Tenemos ya todos los temas que se tratarán en las mesas técnicas. Asimismo, ya se establecieron los sub temas. Solo nos queda por definir la metodología de las mesas», dijo García. Es decir, cómo se hará para que alguien quiera dirigirse a una de las mesas, sentarse y presentar su propuesta.

Por otra parte, Luis Colindres, representante del Partido Nacional en el diálogo se mostró muy seguro. «E iniciando este diálogo el martes 28 para darle paso a la discusión, aportes, pláticas y conversaciones de cada uno de los temas sin restricción basados en la buena fe, basados en un código de ética que permitan construir consensos».

El representante del Gobierno en la mesa de diálogo, Ebal Díaz, reiteró que son cuatro mesas que se instalan a la misma vez.

  • La mesa de reformas electorales
  • La mesa de Derechos Humanos
  • Otra con reformas instittucionales
  • Y la cuarta que tiene que ver con el análisis del proceso pre y post electoral.

Díaz asegura que los otros partidos políticos también se van a incorporar a las mesas. «Todo el que quiera tener participación la tendrá», recomendó Díaz.

Añadió que creen que dos meses serán necesarios para aboradar todos los temas y obtener resultados. «A partir del 28 de agosto de este año iniciaríamos y debe culminar a finales del mes de octubre», puntualizó.

Antecedente

Garafulic ha venido moderando un “prediálogo” desde marzo pasado orientado a alcanzar un acuerdo. Lo anterior, para que se resuelva la crisis derivada por un presunto fraude en los comicios generales del 26 de noviembre de 2017.

En el proceso han venido participando representantes del Gobierno, del Partido Nacional (en el poder) y Liberal. Así como también del excandidato presidencial de la Alianza de Oposición contra la Dictadura, Salvador Nasralla.

Según Nasralla, el Tribunal Supremo Electoral hizo un fraude para que los comicios fueran ganados por el actual presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, al frente del Partido Nacional.

El presidente hondureño firmó la semana anterior un decreto para reconocer los acuerdos del diálogo nacional. Esto como parte de una de las exigencias de los representantes del Partido Liberal y de Nasralla.

El decreto señala que se reconoce “el diálogo político, con la facilitación técnica de la Organización de las Naciones Unidas, como un espacio de encuentro entre los diversos sectores políticos, para la búsqueda de soluciones concretas para consolidar la unidad de la familia hondureña y promover la prosperidad y el bienestar nacional”.

El expresidente Manuel Zelaya, coordinador general del Partido Libertad y Refundación (LIBRE), ha reiterado que su instituto político no participará en el diálogo porque no cree en él.