Un fisicoculturista que participó el pasado mayo en el VI Campeonato Centroamericano en Panamá, dio positivo por dopaje por once sustancias distintas, “un peligroso cóctel de anabolizantes y diuréticos”, dice un informe de la Organización Regional Antidopaje de Centroamérica (ORAD-CAM).

Durante la competición se llevaron a cabo controles de dopaje aleatorios a los participantes y se detectaron cuatro infracciones por presencia de múltiples sustancias prohibidas.

Según datos, en las cuatro muestras se halló una mezcla de anabolizantes (estanozolol, oxandrolona, mesterolona, boldenona, clembuterol) y diuréticos o enmascaradores (clorotiazida, amilorida, canrenona) que están prohibidos por el Código Mundial Antidopaje.

En ese sentido, el caso “más alarmante” fue el de un deportista al que se le detectaron once sustancias, una combinación que, según la ORAD-CAM, “supone un grave riesgo para la salud”.

Los nombres y nacionalidades de los cuatro fisicoculturistas no han trascendido debido a la confidencialidad que exige el Código Mundial Antidopaje.

También, ellos se enfrentan a sanciones de cuatro años, que solo podrían ser reducidas “si confiesan de forma inmediata o proporcionan ayuda sustancial a las autoridades antidopaje”.

Las respectivas federaciones nacionales y la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) están al tanto y los casos serán resueltos durante los próximos meses.

Posteriormente, en el Campeonato Centroamericano Femenino de Fitness, disputado en julio en la ciudad de Panajachel (Guatemala), se detectaron varios casos positivos por sustancias muy similares a las descubiertas anteriormente y en las mismas combinaciones.

Por su parte, el doctor panameño Saúl Saucedo, presidente de la ORAD-CAM, dijo este jueves que les preocupa “realmente la cantidad de casos” que se encuentran en Centroamérica en fisicoculturismo.

“En la última reunión de Junta (de OAD-CAM) los responsables centroamericanos hemos acordado incrementar la intervención en esta disciplina, en colaboración con las organizaciones deportivas nacionales y la Federación Internacional”, comentó Saucedo.

Asimismo, Saucedo indicó que los deportistas tienen que entender al participar en esos campeonatos el dopaje no tiene cabida.

“Queremos que los fisicoculturistas centroamericanos entiendan que cuando participan en estos campeonatos representando a sus países, el dopaje no tiene cabida. Están poniendo su salud en grave riesgo al consumir sin ninguna justificación médica todas estas sustancias”, expresó Saucedo.

Dato

Los casos inquietan de forma especial dado que la disciplina del fisicoculturismo formará parte del programa de los XI Juegos Deportivos Centroamericanos que se disputarán en Managua entre los días 3 y 17 de diciembre de este año.

Antecedente

En 2013, con carácter previo a los Centroamericanos de San José, se descubrió casi una decena de casos positivos, lo que condujo a la exclusión automática de los deportistas, quienes no pudieron participar en los Juegos.

Futuros controles

A su vez, en Managua 2017 el Comité Olímpico de Nicaragua (CON) ha previsto la realización de entre 350 y 400 controles de dopaje en todas las disciplinas.

Además, las muestras tomadas en el Centroamericano de Panamá se analizaron en el laboratorio acreditado por la AMA de La Habana (Cuba).