Federación de Neurología gestiona apoyo para que Honduras acceda a la Sputnik V

592
Gestiones vacuna rusa Honduras
Los científicos Marco Tulio Medina de Honduras y Alla Guekht de Rusia, hacen su recomendación profesional al gobierno para que se adquiera la vacuna rusa.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. A través de su cuenta de Twitter, el médico y científico hondureño Marco Tulio Medina anunció que la directora de la Federación Mundial de Neurología, Alla Guekht, gestiona el apoyo para que Honduras acceda a la vacuna rusa contra el COVID-19, Sputnik V.

Medina junto a la connotada neuróloga, que es de origen ruso, trabajan de la mano en temas referentes a su campo de la medicina. Anteriormente han realizado gestiones y abogacía para temas de neurología y epilepsia en la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Diario TIEMPO Digital se comunicó con el científico hondureño, quien comentó que dado al estudio de The Lancet publicado este día, donde se demuestra la eficacia de casi un 92 % de la vacuna rusa, además de un nivel de seguridad y eficacia elevado, hacen su recomendación.

En base a ello, Medina detalló que como científicos recomiendan el uso de la dosis de la vacuna Sputnik en Honduras. No obstante se deben realizar las gestiones por parte de las autoridades para que este fármaco llegue al país.

Recomendación científica a Honduras

El científico destacó que «nosotros solo estamos haciendo una recomendación científica que también está avalada por Sir Salvador Moncada«.

«La recomendación es porque si se tiene una vacuna que es efectiva, que además es una vacuna que tiene los más altos niveles seguridad y ya se está usando en otros países, la recomendación es que Honduras con en apoyo de la OMS, tener la adquisición de este tipo de vacunas», agregó Medina.

La vacuna rusa ha sido autorizada además de en Rusia en otros 14 países, entre ellos Hungría, Argelia, Serbia, Argentina, Bolivia, Venezuela, Paraguay, Turkmenistán, Bielorrusia, Kazajistán, Emiratos Árabes Unidos e Irán. Asimismo han mostrado interés República Checa, México y Sri Lanka.

 Alla Guekht
Alla Guekht.

Un análisis provisional de los datos del ensayo en fase III de la vacuna contra el COVID-19 de Rusia (Sputnik V) sugiere que un régimen de dos dosis ofrece una eficacia del 91,6 % contra la enfermedad sintomática; una protección que en mayores de 60 años es muy parecida y se eleva al 91,8 %.

Los resultados preliminares, publicados en «The Lancet», se basan en el análisis de los datos de casi 20.000 participantes. De todos ellos, tres cuartas partes recibieron la vacuna y una cuarta parte un placebo.

Lea además: Gobierno de México firma contrato por 24 millones de dosis de la vacuna rusa Sputnik V

Resultados de la vacuna rusa

La vacuna contra el coronavirus de Rusia ofrece alrededor de 92% de protección contra COVID-19, revelan los resultados de la última fase de los ensayos, publicados en la revista médica The Lancet.

Con la publicación, Sputnik V se considera segura y brinda una protección completa contra la hospitalización y la muerte.

La vacuna se encontró inicialmente con cierta controversia después de que se lanzó antes de que se publicaran los datos finales del ensayo. Pero los científicos indican que ahora se ha demostrado su beneficio.

De esta manera, se une a las filas de vacunas probadas junto con la de Pfizer, Oxford/AstraZeneca, Moderna y Janssen.

Manera de funcionamiento 

La vacuna Sputnik V funciona de manera similar a la vacuna de Oxford/AstraZeneca desarrollada en el Reino Unido y la vacuna Janssen desarrollada en Bélgica.

Utiliza un virus similar al del resfriado, modificado para ser inofensivo, como portador para llevar al organismo un pequeño fragmento del coronavirus.

Al exponerse con seguridad el organismo a parte del código genético del virus, puede reconocer la amenaza y aprender a combatirla, sin correr el riesgo de enfermarse.

Después de ser vacunado, el cuerpo comienza a producir anticuerpos especialmente diseñados para el coronavirus. Esto significa que el sistema inmune está preparado para combatirlo cuando lo encuentre de verdad.

La vacuna se puede almacenar a temperaturas de entre dos y ocho grados centígrados (un refrigerador estándar es de aproximadamente tres a -5 °C), lo que facilita su transporte y almacenamiento.

Segunda dosis diferente

Pero a diferencia de otras vacunas similares, la Sputnik utiliza dos versiones ligeramente diferentes de la vacuna para la primera y la segunda dosis, administradas con 21 días de distancia.

Ambas están dirigidas a la distintiva «espiga» del coronavirus, pero utilizan diferentes vectores: el virus neutralizado que lleva la espiga al organismo.