A «La Tolva» envían a joven acusado de incendio en Embajada de EEUU

301
Rommel Valdemar Herrera Portillo
Rommel Valdemar Herrera Portillo.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Rommel Valdemar Herrera Portillo, joven acusado de participar en la quema de la entrada principal de la Embajada de Estados Unidos en Honduras en las recientes manifestaciones, fue enviado a la cárcel de máxima seguridad “La Tolva” en El Paraíso.

Así lo confirmó el presidente del Comité para la Defensa de los Derechos Humanos en Honduras (CODEH), Hugo Maldonado. A la vez, anunció que la audiencia inicial será el jueves 6 de junio. En la audiencia el tribunal conocerá el requerimiento fiscal para decidir si el imputado sigue en prisión o es liberado.

Maldonado consideró, «creemos que nadie puede estar al margen de la ley. Lamentamos profundamente la edad de este joven que de una u otra forma ha comprometido su libertad. El señalado no midió los actos y las consecuencias que conlleva una situación de esta naturaleza”.

Lea también: «No me dejen solo» pide Rommel Herrera, joven acusado de incendio en embajada de EEUU

Podría ser pedido en extradición

Sobre una posible extradición, Hugo Maldonado dijo que a Herrera Portillo ya está con un proceso penal en el país. Aseguró, que el CODEH esperará cómo se siguen ampliando los hechos. Sin embargo, de acuerdo a un abogado penalista, Herrera “enfrenta serios problemas” porque la justicia de Estados Unidos podría solicitar su extradición.

Cabe recordar que, mediante una declaración oficial, la embajada estadounidense manifestó días anteriores que se encontraba trabajando con las autoridades hondureñas para dar con los responsables del ataque a la sede diplomática.

A Rommel Herrera Portillo, luego de su captura, lo llevaron en primera instancia hacia la Fiscalía de turno. Esta se encuentra localizada en la Unidad Metropolitana de Prevención número uno. Luego lo trasladaron a Támara al darle detención judicial.

Sin embargo, esta posibilidad según el togado “quedará a criterio de las autoridades
norteamericanas». Puesto «que acciones como estas se consideran como terrorismo en ese país, y ese es un delito muy grave para ellos”, explicó.

Ante la posibilidad, consideró que “hay que esperar y mirar cómo califican ese delito. En Honduras eso lo penaliza el Código Penal».