En un sistema de salud débil, «Catracho» salva a muchos hondureños ante covid-19

271
Foto: BBC Mundo

En Honduras la tasas de letalidad por covid-19 era una de las más altas, ya que los decesos sumaban en comparación a los casos positivos que venían reportando las autoridades, y el uso del protocolo «Catracho» ha contribuido, según médicos nacionales.

Por lo tanto, y según como recopila la BBC en su reportaje, para el mes de abril, una de cada 10 personas oficialmente contagiadas no sobrevivía.

Esto, sobre todo en el departamento de Cortés, en donde hasta la fecha han dado positivo 1,991 personas, entre ellos 126 muertos y 206 recuperados. Estas cifran se derivan de los 3,204 casos que se han dado a nivel nacional. En el Valle de Sula se aglutina cerca del 80% de defunciones.

Sin embargo, en las últimas semanas el país consiguió reducir esa proporción de fallecimientos a menos de la mitad. A nivel nacional han perdido la vida 156 personas por el virus.

Mientras que en la zona Norte, en San Pedro Sula (la ciudad más afectada), el pasado domingo y lunes, los dos principales hospitales sampedranos no reportaron ninguna muerte por la enfermedad.

El protocolo «Catracho» es la estrategia para ayudar

Según el Gobierno, la tasa de recuperados es más del 11%, y sucede gracias al protocolo «Catracho», explica la BBC. Este método es una estrategia en la que trabajaron médicos hondureños y trata de utilizar medicamentos y técnicas para hacer frente al virus.

Cabe mencionar, que el objetivo del tratamiento es para «evitar que los enfermos lleguen a requerir cuidados intensivos», afirman los doctores. Especialmente preocupante para un débil sistema sanitario cuya capacidad máxima para atender pacientes en esta área es de solo 150 ciudadanos, de una población de más de nueve millones.

Hay que recordar , que fue el científico hondureño Miguel Sierra-Hoffman quien ideó esta estrategia en Texas, Estados Unidos.

Lo hizo tras observar cómo tras la muerte en Europa de numerosos pacientes con covid-19 había infecciones inflamatorias y de hipercoagulación. Estas podían acabar en casos de trombosis y que, a su juicio, demostraba que era necesario un cambio de enfoque en el tratamiento.

Catracho (también gentilicio) resultó un acróstico conformado por los nombres (en inglés) de sus principales componentes: colchicina, antiinflamatorios, tocilizumab, ivermectina, anticoagulantes y la hidroxicloroquina. La última está en fase de estudio por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para determinar oficialmente si es eficaz frente al coronavirus y no supone riesgo.

El doctor Sierra-Hoffman a BBC Mundo explica: «Realmente no cambiamos ningún medicamento, sólo empezamos a darlos desde el primer día del ingreso. En vez de dar los esteroides el día seis o 12, cuando la gente ya estaba ahogándose, los dimos al inicio».

Tras su aplicación en un grupo experimental en los cinco hospitales cercanos al condado de Victoria donde trabaja. Las personas recuperadas aumentaron a la par que disminuían las que necesitaban cuidados intensivos. De modo que Catracho pasó a ser administrado a todos los pacientes.

Fue entonces cuando, alertado por la alta letalidad de aquel momento en su país natal, trabajó con un grupo de colegas hondureños. Entre ellos Fernando Valerio y Óscar Díaz para seguir investigando el método, que se implementa en tres de los hospitales más grandes de San Pedro Sula, como el Leonardo Martínez.

De interés: ¿De qué se trata el protocolo «Maíz» en contra del covid-19?

Resultados en Honduras

Según Óscar Díaz, jefe de Cuidados Intensivos del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS): «En cuatro semanas redujimos en la mitad la mortalidad en cuidados intensivos en ese centro, y se redujo la estancia media en el hospital de 16 días a unos seis o siete actualmente», explica en la entrevista con el medio internacional.

Según los médicos, entre el segundo y tercer día del ingreso ya se observa una mejoría paulatina en la mayoría de casos.

«Empezaron a mejorar sin llegar a cuidados intensivos, y si llegaban, estaban muchos menos días que los primeros (pacientes). A mediados de abril se vio una caída de la mortalidad, fue impresionante» , afirma la directora médica del IHSS a nivel nacional, Bessy Alvarado.

Tras observar los primeros resultados, las autoridades sanitarias del gobierno hondureño decidieron aceptar Catracho como un ensayo clínico y aprobar su ejecución.

No hay medicamentos estipulados por la OMS, pero en Honduras defienden Catracho»

Según la OMS, hasta la fecha ningún fármaco ha demostrado ser seguro y eficaz para tratar el coronavirus. «En muchos países, los médicos están administrando a los pacientes con covid-19 medicamentos que no han sido aprobados para tratar esta enfermedad», lo cual se considera «un uso no indicado» , le dijo a BBC Mundo una vocera de la OMS/OPS vía correo electrónico.

La hidroxicloroquina, parte de este método Catracho y usada tradicionalmente para tratar malaria y lupus, es uno de esos medicamentos.

No obstante, el doctor Sierra-Hoffman a BBC Mundo explica: «Realmente no cambiamos ningún medicamento, solo empezamos a darlos desde el primer día del ingreso. En vez de dar los esteroides el día seis o 12, cuando la gente ya estaba ahogándose, los dimos al inicio».

La hidroxicloroquina está siendo objeto junto a otros tres fármacos de un ensayo clínico internacional de la OMS. Del que Honduras también forma parte y con el que, tras ser administrados a pacientes de manera aleatoria, se podrá conocer cuál arroja mejores resultados frente al coronavirus.