26 C
Honduras
domingo, septiembre 26, 2021

El predominante rol de la ministra Jacinda Ardern para eliminar el covid-19 en Nueva Zelanada

“Sé fuerte, se amable”, la principal frase de la primera ministra de Nueva Zelanda –Jacinda Ardern- durante su lucha contra el covid-19, y de su país, que está a punto de erradicarlo.

Nueva Zelanda ha sido elogiado internacionalmente por su gestión de la pandemia de coronavirus, prevé que el virus estará erradicado dentro de sus fronteras para el 15 de junio, según el Ministerio de Sanidad.

En el orden de esas estadística, el último caso de contagio que registraron en ese país fue el 22 de mayo. Se trata de una persona que tuvo relación con otra ya confirmada con el virus. No obstante, ayer se cumplieron, catorce días consecutivos sin nuevos contagios.

Ese exitoso panorama sanitario a destacado a nivel mundial, y detrás de esa gran gestión resalta Jacinda Ardern, quien afirmó: “No hay transmisión comunitaria generalizada no detectada”.

Por lo que muchos gobernantes se preguntan por qué han funcionado más los protocolos de respuesta en países manejados por mujeres. En este caso el el país del suroeste del océano Pacífico.

Pues bien, la primera ministra y su gobierno -a un mes de máxima alerta- usaron la estrategia de cuatro niveles contra SARS-CoV-2 o coronavirus. En plena pandemia la llamaban estrategia de “eliminación” de la curva de contagios. Usando una agresiva alternativa a la “mitigación”.

Esos resultados positivos, llevaron al gobierno neozelandes a anunciar el regreso al nivel 3 de su particular escala, por lo que algunas actividades económicas podrán volver a ponerse en marcha, explica la BBc en un reportaje.

Lo anterior, porque el número de nuevos casos de covid-19 cayó hasta cifras de un dígito al día (incluso cero el pasado 23 de abril) y las muertes también eran relativamente pocas (19).

Ese conteo se dio durante casi dos meses de lucha, ya que el primer caso confirmado de covid-19 se registró el 28 de febrero en Nueva Zelanda. La enfermedad no avanzó mucho en las siguientes dos semanas, con solo seis contagios registrados hasta el 14 de marzo.

A pesar de la poca incidencia, la primera ministra Ardern ordenó ese día que todo viajero que llegara a su país, nacional o extranjero, se pusiera en cuarentena por 14 días sin excepciones. Así como el veto a los cruceros, un movimiento difícil para un país muy vinculado al turismo, ya que comprende dos islas importantes.

Más protocolos de seguridad y cuarentena obligatoria 

Para ese momento de amenaza, la mandataria dijo que su plan incluía “las restricciones fronterizas más amplias y duras de cualquier país del mundo”, pero eso era solo el comienzo. Para el 19 de marzo llegó el cierre total de fronteras.

Unos días después, presentó el sistema de alertas de cuatro niveles que para ese momento ya estaba en el “2”. Este incluía también el cierre de cualquier espacio donde se reunieran más de 100 personas y la petición de quedarse en casa para ancianos y personas inmunodeprimidas.

Para el 23 de marzo, Nueva Zelanda superó los 100 casos en menos de un mes (sin ninguna muerte todavía) y aplicó el nivel 3 de su respuesta a la pandemia.

“Estamos yendo duro y temprano”, dijo Ardern a sus ciudadanos. “Solo tenemos 102 casos, pero también Italia los tuvo una vez”.

Dio un plazo de 48 horas para la activación del nivel 4, llamado “eliminación”, el cual estableció la cuarentena obligatoria para los 4,8 millones de habitantesdel país por cuatro semanas.

Nadie podía dejar su casa, a menos de que uno de sus habitantes saliera para comprar víveres, medicinas o acudir al médico.

La disciplina es tanta que llegó a nivel gubernamental, ya que las fallas a la observancia de la “burbuja de contagios” han sido reprendidas en Nueva Zelanda. Una línea telefónica de la policía ha recibido decenas de reportes sobre personas con mal comportamiento.

Incluso uno de los miembros del gabinete de Ardern, el ministro de Sanidad David Clark, fue castigado por haber tomado un paseo familiar cuando ya estaba activa la cuarentena.

A partir del 3 de abril, los nuevos casos confirmados se fueron reduciendo casi día con día hasta llegar a menos de diez por jornada. Incluso el día 23 hubo 0 nuevos contagios registrados.

El director general de Salud, Ashley Bloomfield, dijo que si bien la “eliminación” de los contagios no significa que no vaya a haber nuevos. Sí significa que saben de dónde vienen los nuevos casos.

Más noticias

Últimas Noticias

Abrir anuncio

Close
error: Contenido Protegido