EEUU da «corto plazo» a Maduro para salir del poder en Venezuela

694
Mauricio Claver Carone
Mauricio Claver Carone, el encargado de la Casa Blanca en América Latina.

REDACCIÓN. El Gobierno de EE.UU. dijo este martes que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, tiene un «corto plazo» para abandonar el poder, sino quiere enfrentar a la Justicia internacional y más medidas punitivas.

El encargado de la Casa Blanca en América Latina, Mauricio Claver-Carone, dijo en entrevista a EFE que es tiempo que Washington y el Grupo de Lima «ofrezcan una salida» al presidente venezolano «en un tiempo definido». «Sino la toma, las medidas se van a endurecer mucho, mucho más», indicó.

Agregó que el panorama cambió tras la presentación este mes del informe de la alta comisionada de las Naciones Unidas para los derechos humanos, Michelle Bachelet. En el denunció represión política, torturas y ejecuciones extrajudiciales.

«El reporte Bachelet es el caso prima facie de un encausamiento. Particularmente de esos países que están suscritos a la Corte Penal Internacional. EE.UU. no se suscribe a eso; pero sí estamos dispuestos a dar ciertas garantías», añadió Claver-Carone.

Lea también: EEUU: hallan cadáver de hondureño desaparecido hace 10 años

«Presión máxima»

Claver-Carone ya se ha referido anteriormente a las coacciones «políticas y financieras» contra el Gobierno venezolano. Como forma de ejercer «presión máxima» contra el mandatario venezolano, de acuerdo a una entrevista en Miami Diario.

Estas declaraciones se produjeron en medio de la reapertura de un proceso de diálogo entre el Gobierno venezolano y la oposición, acompañado por Noruega, para llegar a un «acuerdo político».

Por otra parte, Maduro se ha referido a un proceso de elecciones en el país suramericano para elegir a los nuevos miembros de la Asamblea Nacional, con referencia a los diputados opositores que, según el gobierno, han participado en distintas acciones golpistas y de desconocimiento de las leyes para acabar con el mandato presidencial.

Tras la autojuramentación del diputado opositor Juan Guaidó como «presidente encargado», la Casa Blanca incrementó sus acciones en contra de Caracas para lograr la salida de Maduro, a quien no reconoció como mandatario tras su reelección; catalogó el proceso como fraudulento.