Tegucigalpa: caen seis presuntos pandilleros con chalecos plaquedos de la DPI

110
DPI
Cuando fueron detenidos se encontraban en una vivienda planeando una acción a ejecutar en un punto de la capital

TEGUCIGALPA, HONDURAS. En las ultimas horas se dio captura a seis presuntos pandilleros de la 18 y vestidos con chalecos plaqueados de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI).

La captura fue luego de denuncias de vecinos de la la colonia Villa Franca de Comayagüela. Entre los detenidos se encuentran dos menores de edad, quienes también portaban chalecos de la DPI.

Los aprehendidos fueron sorprendidos en una vivienda. Los individuos aparentemente se encontraban afinando detalles para la ejecución de acciones delincuenciales en un punto de la capital.

Lea también: Con indumentaria militar capturan a “Los Tenientes” en Santa Bárbara

Detenidos

Los jóvenes estuvieron a punto de huir para evitar sus capturas. Poseían elementos que los comprometían judicialmente, al portar chalecos “plaqueados”. Los agentes presentaron a los reunidos en la Fiscalía de delitos comunes, donde se decidirá el grado de imputabilidad de acuerdo con las evidencias.

Preliminarmente no se informó sobre el hallazgo de armas a los imputados, quienes deberán rendir explicaciones a la justicia.

Sargento ligado a la pandilla 18

La debilidad del sistema de seguridad nacional quedó al descubierto una vez más, luego de identificar que el sargento encargado de resguardar a la Comisión Depuradora
de la Policía Nacional tenía vínculos con una pandilla.

A César Antonio Lanza Vargas de 39 años de edad, miembro activo de las Fuerzas Armadas y cuyo rango era de Sargento Mayor, se le presume responsable de dotar de indumentaria militar a miembros de la pandilla 18.

Como resultado de ello, se concluyó que el militar también era el encargado de la seguridad de la Comisión Depuradora de la Policía Nacional. Por lo que la preocupación es evidente en los miembros de la delegación.

Las alarmas se encendieron porque Vargas conocía las residencias, rutas. Así como movilizaciones y los protocolos de seguridad de los depuradores, generando intranquilidad.