Mujer escribe desgarradora carta a sus hijos antes de suicidarse en La Ceiba

8304
mujer se suicida en La Ceiba
Foto en vida de Gladys Dolores Romero Solís.

HONDURAS. Una mujer tomó la fatal decisión de quitarse la vida en la colonia Suyapa, La Ceiba, zona norte del país.

La fémina respondía en vida al nombre de Gladys Dolores Romero Solís, de 47 años de edad, quien laboraba en una cooperativa de la ciudad.

Antes de acabar con su vida, la mujer escribió una carta dirigida a sus hijos, explicando que tenía muchos problemas y que no podía resolverlos.

Al parecer, la mujer habría enfrentado un proceso de depresión bastante fuerte. Romero Solís dejó una nota de despedida a sus hijos, a quienes les pidió perdón tras su lamentable decisión:.

“Hijos, perdónenme por lo que estoy haciendo, pero ya no tiene caso que siga viviendo, ya no quiero sufrir más”, rezaba la carta suicida. “Definitivamente hay cosas que no puedo solucionar y eso me hizo llegar hasta aquí. Hay cosas que quiero resolverlas y no puedo y no aguanto más”, concluyó el escrito.

Le podría interesar: así se fugó de Támara el supuesto asesino de hijo del expresidente Maduro en 2007

Foto de la carta de la madre. (Foto de 45TV, canal local).

UN CASO SIMILIAR: hombre envía mensaje a su esposa antes de suicidarse en SPS

A través de un vídeo grabado con la cámara frontal de su celular, un hombre envió un mensaje de despedida a la madre de sus hijos antes de quitarse la vida.

En las imágenes, Wilson Omar Martínez, de 24 años de edad, se muestra llorando y a la vez conduciendo un vehículo.

Al parecer, la razón por la que el hombre tomó la fatal decisión fue haberse separado de su esposa y, que en consecuencia, ella se llevara consigo a sus dos hijas, separándolas de él.

“Algún día vas a ver este vídeo”, comienza diciéndole a ella. “Solo sé que voy a morir un 17”, continuó.

“Cuidá a mis hijas, dales todo lo que tengás”, es la solicitud que le hacía a la fémina. “Es más, me queda confirmado, te van a quedar 4,000 pesos que los podés ir a reclamar el próximo viernes”, decía mientras sus ojos estaban rojos e hinchados por las lágrimas que había derramado. “Para que las mantengas por lo menos cuatro meses”.

Despedida final

“Con dolor en mi alma voy a partir de este mundo”, continuó con vos solloza. «Solo deciles a mis hijas que las amo mucho, que fueron lo mejor de mi vida”, mientras una lágrima resbalaba sobre su mejilla izquierda. “Cuidate. Adiós”, concluyó el hombre.

El pasado viernes 16 de noviembre, Wilson Omar Martínez ingirió una pastilla de curar frijoles al interior de su casa en la colonia Zapote Norte y murió.