Caravana de migrantes: Hondureña que despreció los frijoles pide perdón y habla del padecimiento de sus hijas

501
Miriam junto a sus hijas en un albergue de Tijuana.

A raíz de que una hondureña (parte de la Caravana de migrantes) se quejara de la comida  que le daban en México, la ira de los aztecas se desató en contra de los compatriotas. Ella también fue la imagen de miles de burlas en Internet, y ahora pide perdón.

Miriam Celaya es el nombre de la catracha que dijo en una entrevista: «Yo sé que no es fuerza que le den de comer a uno, pero la verdad que la comida que le están dando a uno es fatal».

LEA: Acaba el sueño americano de otro hondureño: adolescente muere atropellado en México

Enseguida tomó un plato con tortillas y el popular grano ya cocido y frito y enfatizó: «Mire lo que están dando, puros frijoles molidos como que le estuvieran dando de comer a los chanchos»; estas frases fueron muy ofensivas para los mexicanos.

Tras ser víctima de memes y críticas, Miriam ha dicho que está “muy angustiada». Por lo que pidió «perdón al pueblo mexicano…”. Agregó: «Mil disculpas, perdón por eso. Dije eso porque me molesté porque a la niña se lo dieron a la fuerza y andaba mal del estómago. Me han hecho bullying, todo mundo lo ha visto. Pido perdón de corazón».

Su hija tiene que ser operada

Luego la dama aclaró que sí come frijoles y que ha vivido momentos muy difíciles pues su hija necesita un operación del oído (es sorda por ende no puede hablar).

«Humildemente he criado a mi hijos cuando he tenido y si tengo tortillas se los he dado. Salí de mi país para operar a mi nena, si me quieren regresar a mi país, háganlo, pero voy con mi nena operada», manifestó.

Por otra parte dijo que su otra niña le dice que «ya no quiere estar allí (Tijuana)» porque además de los padecimientos que atraviesan, «otros niños le pegan».