Cuatro jornadas disputadas en los grupos A, B, C, D y sólo el Barcelona tiene plaza garantizada entre los 16 mejores de Europa.

Con su empate en Milán, el equipo de Valverde se ganó estar en el bombo de octavos, en donde esperan estar también otros grandes que, a día de hoy, lo tienen complicado. Las dos jornadas que restan prometen emociones fuertes porque sólo Mónaco, PSV y Lokomotiv están eliminados. Así están los cuatro grupos que han completado este martes su cuarta jornada.

GRUPO A

Las cuentas del Atlético se han aclarado mucho con el triunfo ante el Dortmund. Es cierto que la goleada del Brujas en el Luis II impide al equipo de Simeone estar ya clasificado, pero sólo una debacle les echaría de la Champions. Con dar buena cuenta de un ya deshauciado Mónaco en el Wanda le bastaría. Otra cosa distinta es la de alcanzar la primera plaza. Para ello, necesitaría un traspiés del Dortmund, ya que el golaverage favorece a los alemanes. El 4-0 de Dortmund es una losa muy pesada.

GRUPO B

El Barcelona está clasificado. Así es porque en el caso de que no sumaran ni un punto y existiese un triple empate con Inter y Tottenham, los de Valverde también saldrían beneficiados. Es más, serían matemáticamente primeros de grupo con tres puntos más. La visita a un PSV que está eliminado parece propicio para ello. El Tottenham-Inter (ganaron 2-1 los italianos en la ida) será decisivo para ver qué equipo se cuela como segundo.

GRUPO C

La inesperada victoria del Estrella Roja ante el Liverpool y el empate entre PSG y Nápoles ha puesto patas arriba el grupo C. Todos pueden pasar y todos pueden quedar fuera. Los clasificados se resolverán en dos jornadas de infarto en la que los resultados particulares tienen mucho que ver. El PSG-Liverpool y el Liverpool-Nápoles son finales anticipadas para unos clubes que no están diseñados para caer a las primeras de cambio.

GRUPO D

El Oporto tiene una buena ventaja tras despachar a un Lokomotiv que ya sólo puede aspirar a la Europa League. Sin embargo, no debe confiarse. Una derrota la próxima jornada en Do Dragao ante el Schalke, junto con un factible triunfo del Galatasaray en Moscú, haría que Casillas y compañía se la tuviesen que jugar en Estambul en la última jornada. Y eso no parece buen negocio.