Comayagüela: A disparos asesinan a conductor de bus «rapidito» en La Sosa

700
conductor de rapidito
Carlos Fabricio Rodas, de 30 años de edad, era un conductor de "rapiditos" en la capital.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Desconocidos mataron de varios disparos al conductor de un bus «rapidito» la tarde de este sábado en el sector en la colonia La Sosa, sector La Lomita en Comayagüela.

El chofer del transporte público fue identificado por un familiar como Carlos Fabricio Rodas, de 30 años de edad. Este laboraba en una de las empresas que cubre la ruta El Carrizal – La Sosa.

En ese sentido, el cuerpo sin vida de Rodas quedó sobre el suelo de una de las calles principales de la colonia antes mencionada. Vecinos del sector decidieron tapar el cuerpo con una sábana color azul para evitar que los menores vieran la escena sangrienta.

Las autoridades acordonaron que el perímetro evitar la contaminación de las evidencias. Asimismo, llegó Medicina Forense para realizar el respectivo levantamiento del cuerpo y  posteriormente lo llevaron hacia la morgue judicial.

De acuerdo a información preliminar, desconocidos comenzaron a disparar sin medir palabras contra la victima. Seguidamente, se dieron a la fuga con rumbo desconocido tras cometer el crimen.

Lea También: Asesinan a conductor de bus «rapidito» en SPS

Cifras alarmantes

Al menos 48 empleados del transporte público de Honduras han sido asesinados en lo que va de 2019 por supuestas bandas delictivas al negarse a pagar extorsiones. Esto, según la información revelada este sábado por una fuente del sector transporte.

Entre las víctimas hay choferes, ayudantes y hasta empresarios del sector del transporte público. También la mayoría de los propietarios son extorsionados por pandillas.

Por otro lado, la Policía Nacional (PN) atribuyen la mayoría de este tipo de ataques a la Mara Salvatrucha (MS-13) y la pandilla Barrio 18. Ambas se dedican a extorsionar a comerciantes, conductores, empresarios del transporte público, según las autoridades.

Asimismo, el delito de extorsión en Honduras es castigado con penas de entre 30 y 26 años de prisión. Lo anterior, según una reforma al Código Penal aprobada en octubre de 2014 por el parlamento del país centroamericano.