SAN PEDRO SULA. La expresidente del sindicato de la Municipalidad, Ana María Ríos, se defenderá en libertad, luego que una jueza de lo penal diera la orden ayer jueves en la ciudad industrial del país.

Ríos permaneció en la audiencia de declaración de imputado por el delito de malversación de caudales públicos. A la sala del Poder Judicial donde estaba la exsindicalista, también llegó Ada Esperanza Muñoz, exjefa de Control de Ingresos, quien también fue solicitada por el mismo delito, ya que fue parte de la Junta Directiva de dicho sindicato.

Allí mismo, René Altamirano, abogado defensor, alegó irregularidades en el proceso judicial; es decir, que “el requerimiento no lo presentaron en la secretaría de los juzgados, y que la jueza lleva el caso sin que se lo asignaran”.

La acusación que pesa sobre ambas mujeres tiene que ver con una auditoría de cinco años sobre la administración del Sindicato de la Alcaldía. Según destacó la Fiscalía en los señalamientos, hubo más de cinco millones de lempiras sin respaldo financiero.

Por lo tanto, la togada determinó la audiencia inicial para el 11 de septiembre, momento en el que la Fiscalía tendrá la oportunidad de presentar las pruebas contra las mencionadas.

SÉPALO

La señora de avanzada edad fue capturada este miércoles en el asilo de ancianos donde labora actualmente.

“A mí me sorprende, yo le pido a Dios por que es el único que mira las injusticias. Yo bendigo a la persona que me está haciendo esto porque desde que la Fiscalía se llevó todos los documentos yo le entregué todo, hasta ahora me resulta esta situación, fui a audiencia cuatro veces y todavía no se qué pasa, sólo le pido a Dios que me libre de todo”, dijo muy acongojada Ana María Ríos.

Ana Maria Rios detenida en la primera estación de la Policía en San Pedro Sula

FUE EXPULSADA

En enero de este 2018, después de ser la eterna presidente del sindicato municipal, Ana María Ríos fue sacada de esa organización por una resolución del Congreso de Trabajadores.

Ríos comenzó a trabajar como barrendera de calles en la gestión de Jerónimo Sandoval en 1989. Y se convirtió en la presidenta del sindicato. Ella dijo que eran 18 años al frente de la organización, pero más de 29, según sus allegados.

Ríos renunció al cargo en 2017, asumiéndolo el que por años fue su motorista, el ahora abogado Ramiro Amaya. Actualmente, esa organización tiene unos 700 afiliados. Además, por años fue considerado uno de los más fuertes entre los sindicatos.

En ese momento se conoció que las nuevas autoridades sindicales procedieron a realizar una auditoría de los últimos cinco años. Lo anterior, con el fin de exponer a los afiliados la situación financiera. No obstante, en el proceso se encontró una serie de supuestas irregularidades que salieron a luz el día que se presentó el informe en una asamblea.

“NO HE AGRRADO NI UN CINCO”

Mientras, Ana María Ríos dijo que ni ella ni el tesorero agarraron dinero. “El tesorero dice que entregó todos los papeles. Y como yo soy responsable y tengo dignidad, acordaron que yo pagara una cantidad y lo haré”, expresó.

“La asamblea no me expulsa, quienes me expulsan son los delegados del congreso. Esto, porque yo hablé y les dije que una auditoría puede terminar en un año o más; pero ellos cerraron eso”, contó.

“Expulsaron a otros compañeros por tres meses y a mí dicen que definitivamente; pero no hay problema. Yo voy a pagar lo que ellos dicen, pero no porque me he robado el dinero, sino por una responsabilidad, ya que fui presidenta del sindicato”, explicó.

Al referirse a la auditoría, expuso que el tesorero entregó todos los soportes y si no los encuentran ya no es culpa mía. “Esto no es un desfalco, es un problema administrativo porque yo no he agarrado ningún centavo”, indicó.