Ana García: «Nunca mandaría a mi hija con un coyote»

La Primera Dama habló de los peligros de acudir a un Coyote para salir del país.

8611
Ana de Hernández y sus hijas.

SAN PEDRO SULA.- A inicios de esta semana, Ana García de Hernández, la Primera Dama del país, dio por inaugurado el Mes de Prevención de la Migración.

Dicha inauguración la dio en representación del Gobierno de la República con el fin de prevenir específicamente la migración infantil hacia los Estados Unidos de manera ilegal o irregular, como se le quiera llamar.

La esposa del Presidente Juan Orlando Hernández expresó en la escuela Jorge J. Larach de la capital que el lema este año es: “¡No arriesgues tu vida, tu futuro está aquí!”, con el fin de concienciar a los padres de familia para que no envíen a sus hijos de forma ilegal hacia EEUU.

En una de las actividades realizadas en el marco de dicho plan de acción, la Primer Dama compartió su experiencia personal en este delicado tema:

«Yo les quiero contar algo: a mí me ha tocado viajar mucho, especialmente ahorita como Primera Dama. Me ha tocado ir a diferentes países, muchas veces a Estados Unidos, a Europa, a Asia, a diferentes lugares…», dijo  Ana García de Hernández.

«Mi hija se acaba de graduar y yo la voy a mandar a que estudie afuera», confesó la esposa del presidente Juan Orlando Hernández.

«Pero no la voy a mandar con un coyote, eso no lo haría nunca», agregó la Primera Dama, dirigiéndose a muchos de los padres de familia ahí presentes.

«Ella va de manera regular», finalizó, dejando claro su postura respecto a uno de los más importantes problemas del país: la gran cantidad de menores de edad que viajan, muchas veces no acompañados, rumbo a los Estados Unidos en una ruta que presenta gran cantidad de peligros.

La primera dama también compartió el siguiente mensaje con todos los padres de familia:

“Ese dinero que pagan a los traficantes de personas, mejor úsenlo en crear mejores condiciones de vida para sus hijos acá en Honduras; no los arriesguen en esa ruta peligrosa que puede costarles la muerte”.