37.8 C
San Pedro Sula
martes, mayo 28, 2024

Ana Centeno: Quiero que recuerden a Quique por sus goles

Debes leer

JUTIAPA, ATLÁNTIDA- La laboriosa comunidad de Jutiapa, el municipio que sirve de puerta de entrada en el este del departamento de Atlántida, está consternada y de luto por el deceso de uno de sus hijos predilectos, el goleador Enrique Centeno Reneau. Y sobre los últimos días de lucha por su vida fue Ana su hermana, quien relata el calvario que vivieron hasta ver a su consanguíneo irse a descansar.

Nos cuenta que cuando la Embajada norteamericana le denegó la visa por haber estado de forma ilegal en ese país, fue uno de los momentos más duros que vivieron. Reneau entró en un cuadro de depresión y dejó de ingerir alimentos. “Cuando vio que los pasaportes no vinieron visados se desanimó, en esos días no comía y le salió una oportunidad de ir a El Salvador, viajamos a ese país con muchos ánimos para retomar el tratamiento”.

EL PREINFARTO
Una vez llegando al hermano país centroamericano, Quique comenzó a comer sin la ayuda de la sonda estomacal, “dejaba el plato vacío como él solía hacer y nos alegró mucho. Pero el sábado 15 él sintió que la máquina que le asistía en la respiración comenzaba a fallarle. Cerca de la medianoche comenzó a sentir fuertes dolores de cabeza y hubo necesidad de llevarlo a un centro hospitalario y fue donde le dio el preinfarto”, cuenta su hermana.

Después se le hicieron los exámenes y debían esperar al menos 15 días para conocer los resultados del mismo, por eso fue el mismo Quique que les pidió a sus familiares que lo trajeran a La Ceiba y regresar después a recoger los mismos sin saber que ya no regresaría a la republica salvadoreña.

SU ÚLTIMO DÍA
Un día después del clásico ceibeño, Jorge Pineda llegó junto a otro jugador del equipo a visitarlo el domingo al mediodía. “Quique me dijo que estaba con pena con sus visitantes ya que no pudo hablar con ellos por la dificultad que tenía. A las dos horas y media se puso mal, hubo necesidad de llevarlo al hospital para que lo viera el médico que lo estaba tratando. Le aplicaron algunos medicamentos y regresamos a casa”.

Recordó que a los pocos minutos su hermano se agravó y ya se le dificultaba la respiración, de vuelta al hospital, creían que ya no llegaba con vida ya que la distancia es de al menos cuarenta minutos entre su casa en Jutiapa y el centro médico. “Se le puso oxígeno, pero ya era muy difícil, allí se terminó su lucha por un paro respiratorio”. A Reneau no le dio tiempo de despedirse de nadie, él murió pidiendo aire.

SU LEGADO
Su hermana, hijos y familiares pudieron percibir todo el cariño que le brindaron a Quique en todo el país y centenares de personas en el extranjero. Ahora solo quieren que lo recuerden por sus goles.

“Siempre estaré agradecida por la solidaridad que la gente le mostró a mi hermano, el apoyo emocional, económico, ya que eso nos facilitó costear los onerosos tratamientos, pero mucho más importante el cariño que le brindaron. El luchó no solo hasta el minuto 90, sino también el tiempo extra”, finalizó.

SÉPALO
El sepelio de Enrique Reneau será este día a las nueve de la mañana en el cementerio general de Jutiapa, que queda justamente atrás de su casa de habitación.

NO LLEGARÁ
La novia del goleador catracho no podrá estar en el sepelio ya que no pudo resolver asuntos migratorios en los Estados Unidos y si sale, corre el riesgo que no la dejen entrar de regreso.
44 años tenía Reneau.

Renau 2
En su casa ubicada en Jutiapa fueron velados sus restos; hoy será sepultado.

Renau 3
Ana, la hermana que nunca dejo solo a “Quique”.

renau 4
Centeno Reneau en una imagen de su paso por el fútbol de Perú.

Estás a un paso de recibir nuestro PDF Gratis

Artículo anterior
Artículo siguiente

Última Hora

Hoy en Cronómetro

error: Contenido Protegido