TEGUCIGALPA, HONDURAS. Los pasos devastadores de los huracanes Fifí y Mitch por Honduras dejó muchas lecciones y marcas como lo vulnerable que es el país ante los fenómenos naturales, pero especialmente ante los efectos del cambio climático que ya planeaban sobre el planeta.

Cuando se cumplieron 20 años del paso del Mitch, un estudio del Conservatorio Territorial de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), detalló que la nación no podría tolerar un fenómeno más, con igual o mayor magnitud que el Mitch.

En ese informe la UNAH estableció que el grado de vulnerabilidad del país aumentó de tres a cuatro veces si enfrentara un nuevo desastre natural.

Cabe destacar que desde el Mich, Honduras no ha enfrentado ningún otro fenómeno de esa magnitud.

De acuerdo al Índice de Riesgo Climático (IRC) que publica anualmente Germanwatch, en la última década, Honduras pasó a ser el segundo país más afectado por huracanes, tormentas o inundaciones.

Por su parte, la directora del Conservatorio de la UNAH, Claudia Mondragón, advirtió en 2019 que “parece ser que los fenómenos cada vez serán más fuertes y nosotros como país no podemos cambiar eso”.

Lea también: Cambio Climático: El mar se «come» 600 metros de línea costera de OMOA (1 Parte)

Las lecciones del Fifi y Mitch 

El huracán Fifí dejó por su pasó sobre Honduras la muerte de entre 8 a 9 mil personas, 100 mil damnificados y pérdidas arriba de los 200 millones de dólares.

Los archivos establecen que el devastador huracán inició como una onda tropical al nororiente del mar Caribe un 14 de septiembre de 1974, año que gobernaba a Honduras una Junta Militar liderada por el general Oswaldo López Arellano.

Huracán Mitch dejó

5 mil 657 personas muertas

y 8 mil 58 desaparecieron

Sin embargo, menos de una semana después, el fenómeno cambiaría de categoría para convertirse en huracán, el cual azotó mayormente la zona norte del territorio hondureño. Sectores como Choloma, Cortés, Omoa, Tela y San Pedro Sula, reportaron cuantiosas pérdidas materiales con el paso del Fifí.

Este huracán fue considerado por varios años como el más fatídico en la historia de Honduras, hasta que, en 1998 surge un nuevo fenómeno que volvería a estancar la economía del país y convertirlo en uno de los más vulnerables ante los fenómenos naturales, se trata del temido huracán Mitch.

¿Cómo cambió la historia del país en 1998?

Justo cuando la nación se recuperaba de las heridas que dejó el Fifí, el 22 de octubre de 1998, la historia se repite, pero en esa ocasión con mayores consecuencias que lo ya vivido en 1974.

Imagen satelital del huracán Mitch ingresando a la costa norte de Honduras.

El 30 de octubre de 1998 es la fecha oficial en la que el Huracán Mitch salió del territorio nacional dejando una marca imborrable en los catrachos, para ese entonces Carlos Roberto Flores era el presidente de la nación.

Imágen áerea de Comayagüela en octubre de 1998.

El huracán Mitch de categoría cinco, es actualmente el fenómeno natural más potente que devastó Honduras. Registró velocidades máximas en los vientos de 290 kilómetros por hora.

Las torrenciales lluvias ocasionaron fuertes inundaciones en la zona norte del país. (Galería cortesía de OnceNoticias)

Además, cobró la vida de 5 mil 657 personas, mientras que unas 8 mil 58 desaparecieron y 1.5 millones de hondureños quedaron damnificadas. A esto se le suma, unas 285 mil viviendas dañadas y millones de dólares en pérdidas económicas.

Desempleo, enfermedades, hambruna, pérdida de vidas humanas y vulnerabilidad, son el resultado del paso de los citados fenómenos meteorológicos por el territorio nacional en 1974 y 1998, respectivamente.

Miles de personas quedaron incomiunicadas luego de que el desborde de ríos ocasionara el colapso de puentes.

Pocos son los países en el mundo que reciben tanto impacto por fenómenos climáticos, en frecuencia como en intensidad, como es el caso de Honduras, según establecen investigaciones en base a esos fenómenos naturales.

Así lucía el puente Malyol de la capital en 1974.

Le puede interesar: Se cumplen 21 años: Honduras recuerda la catástrofe del Mitch