Abogado de Rousseff lloró tras defenderla en el Senado

364

BRASILIA.- El abogado de la suspendida presidenta de BrasilDilma Rousseff , el ex ministro José Eduardo Cardozo, hizo ayer su última aparición en el juicio político que lleva adelante el Senado y que hoy termminó con la destitución de la mandataria.

Tras su locución, ya fuera del reciento mientras hablaba con la prensa que se había acercado al lugar, no pudo con la tensión: el funcionario se puso a llorar frente a las cámaras sin nunca dejar de defender a Rousseff.

«Pido a Dios que, si Dilma fuera condenada, un nuevo ministro de Justicia tenga la dignidad de pedirle disculpas; si está viva, a ella; si está muerta, a su hija y a sus nietos», dijo Cardozo en el pleno para luego agregar: «Que la historia absuelva a Dilma Rousseff».

Cardozo, «Las acusaciones fueron muy injustas»

«Las palabras de la acusación fueron muy injustas. Que la abogada haya dicho que era para defender a sus nietos me pareció muy fuerte. Errado. No es justo. Aquel que pierde su capacidad de indignarse, pierde su humanidad». Esa fue la frase que Cardozo pronunció frente a la prensa, la razón por la que comenzaron a brotarles las lágrimas. Fue dicha en alusión a las palabras de la representante de la acusación, Janaína Paschoal.

«Pido disculpas porque yo sé que la situación que ella está viviendo no es fácil. Sé que le causé sufrimiento, yo le pido a ella que entienda que hice esto pensando en sus nietos» porque el país cambiará con el fin de los gobiernos del PT, dijo la abogada, que considera que hizo lo que tenía que hacer debido a la crisis política.

La representante de la acusación a Dilma lloró en el Senado

Después de la intervención de ambos abogados, el pleno del Senado votó hoy mismo la aprobación de la destitución de Rousseff, suspendida del cargo desde el 12 de mayo por acusaciones de que permitió maniobras ilegales para ocultar el déficit público durante su Gobierno.

DESTITUCIÓN DE ROUSSEFF

El Senado votó a favor de destituir a la suspendida presidenta de Brasil Dilma Rousseff este miércoles.

Rousseff enfrentaba un juicio político por decretos que alteraron el presupuesto de la nación. Es acusada de modificar ilegalmente cuentas antes de su reelección en 2014 para ocultar un déficit en el presupuesto y seguir financiando programas sociales populares.

«No he cometido ninguno de los delitos de los que se me acusa», dijo Rousseff. «Sé que seré juzgada, pero mi conciencia está tranquila. No tengo nada que esconder».

La acusación debía ser ratificada por 54 votos o dos tercios de la mayoría de 81 senadores. El Senado votó 61 votos a 20.

Nota relacionada: Senado de Brasil destituye a Rousseff como presidenta

Rousseff será destituida definitivamente y Michel Temer, quien ocupa la presidencia interina desde que la mandataria fue temporalmente apartada de sus funciones, la reemplazará hasta las elecciones generales de 2018.

La mandataria suspendida ha calificado todo el proceso como un golpe de Estado técnico dirigido por políticos implicados en una masiva investigación sobre corrupción.

El juicio político contra Rousseff se alargó por meses. La mandataria fue suspendida en mayo.

Rousseff, de 68 años, la primera presidenta mujer de Brasil y exguerrillera, insistió en su declaración este martes que no había cometido ningún crimen que estaba orgullosa de haber sido «fiel a su compromiso con la nación».