Trump exige el muro fronterizo como condición para ayudar a “dreamers”

31
Trump
La administración deTrump, puso esas condiciones para continuar con el programa " dreamers " que beneficia a miles de menores indocumentados.

ESTADOS UNIDOS. La Casa Blanca entregó al Congreso una larga lista de medidas migratorias que el presidente Donald Trump, demanda que sean cumplidas a cambio de avalar cualquier acuerdo para proteger a los jóvenes indocumentados conocidos como “dreamers” o “soñadores”.

 Esta decisión se tomó después de que fuera revocada sus protecciones migratorias en ese país. Esto podría poner en peligro una solución legislativa en ciernes para remplazar la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, o DACA.

Antes de acordar proveerle un estatus legal a los 800.000 inmigrantes que llegaron a Estados Unidos de manera ilegal cuando eran niños, Trump insistirá en que se construya un muro en la frontera con México.

Además, que se contrate a 10.000 agentes migratorios. Al mismo tiempo, se establecerán leyes más estrictas para regular el asilo; y, se les nieguen fondos federales a las llamadas ciudades santuario, que no cooperan con autoridades migratorias.

La Casa Blanca también demanda que se utilice el programa E-verify en empresas; dispositivo que sirve para filtrar quienes son migrantes sin documentos.

Así como, que se restrinja la posibilidad de patrocinar a familiares que no sean directos para que también lleguen a Estados unidos.

Lea también:  Redes sociales de quienes entren a EUA serán revisadas

Medidas afectarían políticas de migración de menores centroamericanos

Son aproximadamente 800.000 jóvenes migrantes amparados por el programa “dreamers”. 

Estas reformas solicitadas por la administración de Trump, van encaminadas a endurecer las políticas de paso para los miles de menores no acompañados que huyen de la violencia en Centroamérica.

Con esto, ya no sería posible que niños de Guatemala, El Salvador y Honduras lleguen a Estados Unidos.

En cambio, recibirían un tratamiento similar al que reciben los menores mexicanos. Mismos que pueden ser repatriados rápidamente y con menos derecho de acceder a audiencias con jueces.

“Ahora es el momento para que el congreso adopte estas prioridades migratorias”, dijo Marc Short; director de asuntos legislativos de Trump. De otro modo, añadió, la migración ilegal “probablemente aumentará”.

Trump puso fin a DACA de manera sorpresiva el 5 de septiembre pasado. El expresidente Barack Obama, había utilizado su poder de decreto para proteger de la deportación de aproximadamente 800.000 jóvenes migrantes. Quienes obtuvieron con ese programa permisos renovables de dos años de duración para seguir trabajando o estudiando en el país.

Los activistas migratorios probablemente ejercerán presión para que los líderes demócratas no accedan a un acuerdo que incluya las demandas que se han dado a conocer del presidente.

Pero los defensores de migrantes y activistas por los derechos humanos también están bajo presión de hacer algo en pos de los dreamers; que comenzarán a perder sus permisos de manera escalonada a partir de marzo.