Opinión de Rodolfo Pastor: Evelio Reyes y la parábola del cristiano adultero

1941
Rodolfo Pastor Fasquelle, historiador y escritor.

Por Rodolfo Pastor Fasquelle.-Mercenarios del Evangelio los llama uno más honrado entre ellos. Sirviéndose de la palabra para prosperar, cobrando millonarios honorarios. Libre no debe de tomar partido porque –como partido de masa- incluye a mucha gente con ideas muy diversas, a todos los cuales estamos obligados a respetar. Evítenle al alma candida el escándalo. Este es un cáliz que yo hubiera preferido pasar por alto, una disputa que no busqué y no hay forma de ganar. Porque el contrario no atenderá razones, pleito ingrato que ¿habré hecho todo lo posible por evitar?. Pero como ciudadano y caballero no puedo obviar la obligación de defender a los agredidos, y de enderezar el entuerto ¡y más aun, el que se hace con lo sagrado!

No creo que  lo hayan hecho adrede, los de la prensa, sacar en la misma edición una nota sobre el hombre que sorprende y le toma un video a su mujer teniendo relaciones sexuales con un su amigo diz que cristiano. Al final, le promete no seguirlo haciendo, cojiendole a la mujer, la cual lo manda al carajo. Y a un lado, la falsa noticia de que aunque habla con desprecio de su prójimo, Evelio Reyes que se hace llamar pastor cristiano, invita a sus feligreses a votar contra La Alianza, es decir a favor de JOH, de cuya reelección se ha declarado partidario y a quien con frecuencia visita, unge y bendice. No lo habrán hecho adrede en la prensa, no son tan astutos. Poner las dos cosas juntas.

Entrevistado por Televicentro, en efecto, el aludido pastor antier abundó en conceptismos en contra del marxismo, una teoría acerca la forma en que opera la economía capitalista, de la que no mostró tener conocimientos, a la cual confundió con el socialismo –la ideología política que propone la primacía de lo social sobre lo individual o corporativo, la cual Reyes reduce a la intención de repartir la riqueza ajena— asegurando que es incompatible con el cristianismo, una religión fundamentada en la  creencia de que Jesús fue el Cristo que cumplió la profecía de redimirnos con su predica y practica del amor al prójimo como ley primordial.

Cuando hay escuelas desde hace más de un siglo, de teólogos y sabios sin cuenta, que pregonan lo contrario y enseñan que, en el fondo, son consustanciales el socialismo y el cristianismo, que recuerdan que lo que enseñó el Nazareno (y no entiende Reyes) era que para amar totalmente había que desapegarse, desentenderse de la acumulación de tesoros, despojarse de egoísmos y compartir con los necesitados, aun si hay maneras muy distintas de hacer eso, las que también se disputan.

Pero es que, después de tantas confusiones, a uno lo asalta la pregunta ¿Qué tienen en común Evelio Reyes y Jesús de Nazaret?. Fuera de que Reyes toma el nombre y el titulo del rabino y rey de reyes para su presentación y propia conveniencia.

El Galileo rehuía  todo fausto y poder mientras Reyes predica el poder y la prosperidad sin límite y es invitado asiduo del palacio.  Según todos los testimonios, El Nazareno se desenvolvía casi siempre con humildad y radical sencillez, mientras que Reyes ostenta lujos, se viste y afeita como cortesana y afecta la soberbia de ser el dueño y defensor de una verdad única patentada.

El Nazareno predicaba una ley nueva con la poesía original de las metáforas y la sensibilidad sin límites de su caricia, para defender a la victimas de los fariseos. Compartía con los publicanos, amparaba a la mujer adultera y tronaba su voz contra el falso profeta y su látigo contra el mercader del templo. Mientras Reyes trafica con los miedos, los prejuicios y las supersticiones, repite con fruición morbosa la condena de un canon superado.

¿Que tienen en común? El Nazareno enseñaba a rezar la misma oración sencilla, de pocas cosas ciertas y necesarias, preferiblemente en secreto, para no ser vistos ni oídos. Y Evelio Reyes reza y enseña a rezar con teatro y estridencia, con el sermón de silogismos y fingidas resonancias, con una retórica santurrona y con aparato de sonido y cámaras y luces. Jesús caminaba o montaba un burro ¿y Evelio? Otros caen por sus instintos, este por la palabra y el gesto.