Al menos un bebé al mes nace con microcefalia en el Hospital Escuela

41

TEGUCIGALPA. Hoy, autoridades del Hospital Escuela Universitario (HEU), informaron el nacimiento del primer bebé con microcefalia en el mes de mayo en el Materno Infantil.

Así lo estableció el informe del departamento de Vigilancia de la Salud del nosocomio al pasado 13 de mayo, fecha hasta la que se hizo el ultimo corte de datos del 2017.

En tal sentido en lo que van del año el centro asistencial reporta 20 casos de niños o niñas que llegan al mundo con microcefalia.

Alcanzando la mitad del total de casos del 2016 que fue de 40 bebes.

Los 20 casos de esta enfermedad se han presentado de la siguiente manera:Enero:10 casos Febrero:7 casos; Marzo:1 caso, Abril:1 caso, Mayo:1 caso.

Las autoridades del  centro asistencial dieron a conocer que “todo recién nacido diagnosticado con esta enfermedad, es evaluado por las especialidades de neonatología. Así como en las áreas de pediatría, neurología pediátrica y ortopedia pediátrica”.

Lo que debes saber de esta enfermedad

La microcefalia es un defecto congénito en donde el tamaño de la cabeza del bebe es más pequeño de lo esperado; en comparación con el tamaño de la cabeza de bebes de la misma edad y sexo. Esto puede provocar daño cerebral irreversible.

Este padecimiento, es una afección que dura toda la vida. No existe una cura ni un tratamiento estándar para la microcefalia.

Debido a que la microcefalia puede variar de leve a grave, las opciones de tratamiento varían también.

Los bebés con microcefalia leve con frecuencia no presentan otros problemas diferentes al tamaño pequeño de la cabeza. Estos bebés necesitarán chequeos rutinarios para vigilar su crecimiento y desarrollo.

Los bebés con microcefalia más grave necesitarán atención y tratamientos concentrados en el control y manejo de sus otros problemas de salud.

Los servicios de atención del desarrollo tempranos con frecuencia ayudan a los bebés con microcefalia a mejorar sus capacidades.

Estos servicios, conocidos como intervención temprana, pueden incluir terapias del habla, ocupacional y física. Algunas veces también se necesitan medicamentos para tratar las convulsiones y otros síntomas.