El FC Barcelona-UD Las Palmas se juega este domingo a puerta cerrada.

El club azulgrana emitió un comunicado 26 minutos antes de la hora oficial de inicio del encuentro explicando que el encuentro se disputaría sin público después de que los culés pidieran el aplazamiento por los sucesos del referéndum sobre la independencia y de que la LFP y la RFEF se negaran a suspenderlo.

Además, la grada de animación del FC Barcelona había emitido un comunicado amenazando con invadir el terreno de juego si se disputa.

La junta directiva del FC Barcelona, se reunió las 12:30 de este domingo para analizar la situación social que se está viviendo en Cataluña.

El club catalán acudió a las fuerza del orden para sondear si era apropiado o no la disputa del partido, ya que el Barcelona no tiene competencia alguna en la seguridad en su estadio, delegada a los Mossos.

En un principio, el Barcelona tenía previsto cumplir con el programa establecido este domingo, con la disputa del partido a la hora prevista en el Camp Nou contra Las Palmas, pero la tensión y algunos incidentes que se han vivido en algunos colegios electorales entre la policía y los asistentes a la votación, y en previsión de que el campo azulgrana se puede convertir en un punto caliente, el club azulgrana se replanteó un encuentro con las fuerzas de orden.

Las Palmas, con bandera española Por su parte, el equipo canario ha emitido un comunicado en el que anuncia que llevará una bandera española bordada en el pecho: “Queremos votar de forma inequívoca en una imaginaria consulta a la que nadie nos ha convocado: creemos en la unidad de España”.

La directiva del FC Barcelona ha anulado la comida prevista con los representantes de Las Palmas este mediodía, debido a una reunión que está llevando a cabo en las oficinas del club azulgrana. Además, la Federación Catalana de Fútbol anunció que suspendía todos los partidos que dependen de ella durante este domingo.