BRASIL.-Es hasta cierto punto normal que en los partidos de fútbol un futbolista se caliente y que de pronto se susciten broncas o conatos de broncas. También enfrentamientos verbales, retos, insultos y otras cosas más.

Pero en el campeonato brasileño de la Serie C, un jugador perdió el control y se fue literalmente a los golpes contra todos: árbitro, rivales y hasta compañeros de equipo.

Roja directo y el descontrol

Sucedió en el duelo entre Guartaní y Boa Esporte. Luego de que un jugador del Boa Esporte fingiera haber recibido un golpe en rostro. El árbitro se fue con el engaño y decidió sacar la roja directa al defensa Ferreira del Guaraní.

El jugador, al saberse expulsado, perdió por completo la cabeza y se fue contra el silbante hasta derribarlo al suelo. Eso lo que provocó que tanto rivales como compañeros de equipo trataran de controlarlo. Pero Ferrerira, completamente fuera de sí, lanzó golpes a diestra y siniestra.

Ante la gravedad de la situación y para que no pasara a mayores, tuvo que intervenir la policía para resguardar al silbante. Mientras Ferreira era retirado del terreno de juego por varios futbolistas y cuerpo técnico del Guaraní.

El partido terminó con el triunfo 3-0 a favor del Boa Esporte.