Los impactantes secretos que reveló “El Chavo del 8” en un libro

19718

MÉXICO. Seguramente alguna vez te has preguntado quiénes son los papás del Chavo del 8 y por qué un niño vive solo.

Pues estas y muchas otras preguntas fueron respondidas en 1995 cuando Don Roberto Gómez Bolaños publicó el libro “El diario del Chavo”, en donde relata varias incógnitas que siempre quisiste saber.

Según cuenta el Chavo en su diario, nunca conoció a su papá pero a su mamá sí, cuando ella se iba a trabajar lo dejaba en la guardería, pero un día ya no lo recogió, por eso lo mandaron a un orfanato de donde se escapó. Un día lluvioso llegó a la vecindad, ahí la anciana que vivía en la casa 8 le dio asilo.

Otro que no tiene papá es Quico. En una ocasión Doña Florinda le confesó al Profesor Jirafales que es viuda, pues su esposo Federico murió cuando el barco en el que viajaba se hundió, ya que era marino, es por eso que Quico se viste con ese traje azul.

Afortunadamente la Chilindrina tiene a Don Ramón, quien la ha educado como padre y madre, pues su esposa falleció después del parto de su hija. Ñoño también tiene a su papá, el Señor Barriga, quien a pesar de ser un dolor de cabeza para Don Ramón, es un hombre con un gran corazón.

En uno que otro capítulo, ‘El chavo’ decía que vivía en el departamento 8 de la vecindad, de ahí su apodo ‘El chavo del 8’.

Estas son algunas de las preguntas que muchos nos hicimos sobre este personaje de Roberto Gómez Bolaños:

1.- ¿Qué le pasó a los padres de ‘El Chavo?
2.- En varias ocasiones decía que era huérfano… ¿cómo murieron sus padres?
3.- Exactamente, ¿con quién vivía en el departamento 8 de la vecindad?
4.- La pregunta del millón. ¿Cuál era el nombre de ‘El chavo’?
5.- ¿Quién lo alimentaba?
6.- ¿Cuáles eran las calificaciones de este personaje en la escuela? (Seguramente el Profesor Jirafales lo sepa).
7.- En un capítulo cuando ‘La chilindrina’ y ‘El chavo’ miraban un álbum de foto de ‘Don Ramón’, se mostró un recuerdo de la llegada de ‘El chavo’ a la vecindad. Pero… ¿cómo llegó a este lugar?
8.- ¿Por qué le gustaban tanto las tortas de jamón?
9.- ¿Dónde pasó la noche, cuando todos en la vecindad lo llamaron ratero?
10.- ¿Por qué se escondía en un barril?

Todos los secretos que reveló El Chavo del 8 en un libro3

¿Alguna vez te hiciste estas preguntas?
A continuación te daremos algunas respuestas, mismas que fueron reveladas por el mismo Roberto Gómez Bolaños hace unos años.

‘El diario del Chavo’. Fue escrito por Chespirito en 1995 y entre las hojas del libro, se detallan varias aventuras de ‘El Chavo del 8’. El verdadero nombre del Chavo es Rodolfo Pietro Filiberto Raffaelo Guglielmi.

Roberto Gómez Bolaños, explicó que ‘El Chavo’ nunca conoció a su papá. Sobre su madre, el Chavo dice en el libro: “conocí a mi mamá, pero nomás tantito. Como ella tenía que trabajar, todos los días me llevaba a una casa que se llamaba guardería, y ahí me la pasaba yo hasta que mi mamá regresaba después a recogerme. Un día no pasó a recogerme. Y los demás días tampoco”. ‘El diario del Chavo’ narra que posteriormente a ser abandonado por su mamá, fue a dar a un orfanato.

Todos los secretos que reveló El Chavo del 8 en un libro (2)

“La encargada principal era la señora Martina, la cual siempre estaba de mal humor y les pegaba a todos los niños. A mí una vez me sacó sangre de la nariz y luego se enojó porque manché mi ropa con la sangre”, narra el Chavo.

Más tarde escapó del orfanato y vivió en la calle en donde estuvo con niños en riesgo social, los cuales se drogaban. “El Chavo” dice que lloró mucho cuando murió un amigo, y cuando se sentía en peligro o triste se escondía en un barril, que era un basurero.

Tiempo después, ‘El Chavo’ fue recogido de la calle por una dulce ancianita que vivía en una vecindad. Se lo llevó a vivir con ella: “le temblaban mucho las manos (a la anciana con la que llegó a vivir en la vecindad, en el departamento 8). Ella siempre decía: ‘Dios tendrá que hacerme el milagro de que alguna vez me dejen de temblar las manos’. Una vez llegué a la vivienda y me di cuenta que ya no le temblaban las manos; y ella toda estaba quietecita, quietecita. Creo que la enterraron al día siguiente”.

Todos los secretos que reveló El Chavo del 8 en un libro22