SAN PEDRO SULA. Este miércoles, Monseñor Rómulo Emiliani dio declaraciones a los medios de comunicación sobre el por qué de su renuncia al obispado en la zona norte de Honduras.

En su comparecencia el líder religioso aclaró que su renuncia como Obispo de la norteña ciudad es para concentrarse “en cosas esenciales donde pueda hacer cambios en la sociedad”.

El ferviente luchador por la restauración y reconversión de los presos lamentó que se haya paralizado la construcción de la cárcel en Naco, Cortés. Y dijo que el Estado tiene derecho a hacer traslados de reos con los cuales sirvió de mediador en varias ocasiones de conflicto.

Señaló que la decisión su renuncia es por cuestiones personales y no motivada por amenazas. Como “frustración” calificó la falta de atención a los presidios del país. En donde el actual gobierno ha dado los primeros pasos en los últimos meses para una mejora en el tema de seguridad.

Nota relacionada: Monseñor Rómulo Emilini renuncia al obispado en San Pedro Sula

El obispo fue claro y dijo que no se irá del país y que sí tuvo frustraciones como no terminar de construir el centro penal de Naco, Cortés. “No me voy de Honduras; estoy acostumbrado a las frustraciones y fracasos.

Además, el centro penal de Naco es un fracaso, teníamos el 60 por ciento de las obras terminadas. Y todo se paró, hemos invertido 160 millones de lempiras en eso. Yo he asumido la responsabilidad, he firmado los cheques por 160 millones de lempiras. Y ahora después de un año les pagamos siete millones de lempiras que les debíamos a los contratistas”, explicó.

Habla Emiliani

Añadió que “puse toda mi ilusión con gente muy honesta y muy capaz. Pero se paró la obra, se están arruinando los materiales y es una frustración, pero estoy acostumbrado a eso”.

Además: Pastoral Cáritas de Honduras lanza fuerte crítica contra grupos políticos

El exobispo de San Pedro Sula manifestó también su lamento. Lo anterior, porque no se concluyó la construcción de la cárcel de Naco, en donde han invertido 160 millones de lempiras.

El Obispo señaló que al tomar la decisión de trasladas de los reos de San Pedro Sula a Ilama, Santa Bárbara, no tuvo nada que ver con su decisión de renunciar al cargo de la diócesis de San Pedro Sula.

“Sobre el traslado no puedo estar en contra, el Estado tiene todo el derecho de administrar las cárceles. Lo anterior, siempre que se respeten los derechos humanos. Lo que faltó es preparación de la gente.

Pero no hubo resistencia y nada que lamentar, ahora están en Ilama, la conozco. Y es una cárcel bien hecha, hay que ver si aguanta tanta gente. Ahí estarán ubicados mientras se termina la de Naco”, declaró.

Rómulo Emiliani (Foto archivo)
Rómulo Emiliani (Foto archivo)

Aseguró que “estas tres nuevas cárceles no se van a dar abasto, cada día entran más personas a las prisiones. Y los juicios son lentos, deben haber más medidas distintas a la prisión, qué se yo, que firmen todas las semanas”.

El Obispo cerró diciendo que en la vida hay que acostumbrarse a los golpes. “Son duros, pero hay que subir la colina, estoy acostumbrado a que los golpes son duros”, concluyó.