Raúl Pineda: Más policías, más militares y más armas solo sirven para aumentar la criminalidad

300
Raúl Pineda
Ayer Juan Orlando aseguró que hacen falta más policías y militares para combatir la criminalidad

TEGUCIGALPA, HONDURAS. A criterio del analista Raúl Pineda, las políticas implementadas por el actual mandatario de Honduras, Juan Orlando Hernández, de incrementar el número de policías y militares y además el presupuesto a los mismos, solo sirve para aumentar la criminalidad.

Pineda aseguró a TIEMPO Digital que «no hay que invertir en más policías, en más centros penales, porque eso está demostrado históricamente que no sirve para resolver un problema social».

Expresó, además, que en los últimos años se ha incrementado el presupuesto para policías y militares y no hay resultados congruentes de disminución de la criminalidad. «Más policías, más militares, más armas, más penas para dar los mismos resultados», expresó Pineda.

Lea también: JOH: «Urgen más policías y militares para combatir la criminalidad» 

Inversión sin resultados

«En los últimos cuatro años hemos gastado 72 mil millones de lempiras en ese tipo de prácticas y los resultados no son congruentes con la inversión que hace la sociedad hondureña. El país necesita otras cosas», aseveró el analista.

Además, dijo que los avances son a un costo exagerado. Esto, «para un país que no puede permitir que los policías ganen más que los maestros y que se invierta más en seguridad que en educación o salud», agregó el especialista en derecho.

Según Pineda, la seguridad es importante, pero no más que la educación y la salud. Y que estas dos últimas ayudan más a resolver los problemas de la delincuencia.

El abogado dio a conocer que cada policía gana 12,500 lempiras, más la alimentación que se les da. Y por otro lado, señaló que el Estado invierte diariamente mucho dinero en la alimentación de más de 20 mil prisioneros.

«Lo que estamos haciendo solo sirve para aumentar la criminalidad», pronunció el especialista.

Según Pineda, se necesita el diagnóstico adecuado del fenómeno de la delincuencia, y en función de los diferentes matices de sus diferentes modalidades desarrollar estrategias particulares.

Control social

Por otra parte, planteó que las medidas de represión se orientan básicamente a controlar la pobreza. «Es decir que el derecho penal es un mecanismo de control de la pobreza. En Honduras la mayor parte de los 21 mil presos son pobres, son marginados sociales y usted va a ver que económicamente hacen más daño los delincuentes de cuello blanco que los criminales comunes», argumentó Pineda.

«El sistema está diseñado básicamente para controlar a una parte de la población que carece de todo. Y mantener los privilegios de una minoría a la cual le sobra todo», criticó el abogado.