¿Qué pasa si nunca se desarrolla una vacuna para el Covid-19?

283
Covid-19
Remdesivir es uno de los medicamentos probados para tratar covid-19.

REDACCIÓN. A medida que los países permanecen congelados en el encierro y miles de millones de personas pierden sus medios de vida por pandemia del Covid-19. Las cifras están presionando para que suceda un cambio que marcaría el final del coronavirus: una vacuna.

Cabe mencionar, que hay otra posibilidad, el peor de los casos: que nunca se desarrolle ninguna vacuna. En este resultado, las esperanzas de la gente se elevan repetidamente y luego se desvanecen, ya que varias soluciones propuestas se caen antes del obstáculo final.

Es preciso explicar, que en lugar de erradicar el covid-19, las sociedades podrían aprender a vivir con él. Las ciudades se abrirían lentamente y se devolverían algunas libertades, pero con una correa corta, si se siguen las recomendaciones de los expertos. Las pruebas y el rastreo físico se convertirán en parte de nuestras vidas a corto plazo, pero en muchos países, una instrucción abrupta de autoaislamiento podría llegar en cualquier momento. Se pueden desarrollar tratamientos, pero los brotes de la enfermedad aún podrían ocurrir cada año, y la cifra global de muertes continuaría aumentando.

Lea también: Detectan anticuerpos que bloquean infección del Covid-19 en células

Expertos confían que pronto se desarrollará vacuna contra el Covid-19

“Hay algunos virus contra los que todavía no tenemos vacunas”, dice el Dr. David Nabarro, profesor de salud global en el Imperial College de Londres, quien también se desempeña como enviado especial a la Organización Mundial de la Salud para covid-19. “No podemos asumir absolutamente que una vacuna aparecerá, o que si aparece pasará todas las pruebas de eficacia y seguridad”.

Por tanto, la mayoría de los expertos siguen confiando en que una vacuna covid-19 eventualmente se desarrollará, en parte porque, a diferencia de enfermedades previas como el VIH y la malaria, el coronavirus no muta rápidamente.

Como resultado, el director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, el Dr. Anthony Fauci, sugieren que podría ocurrir de aquí a un año o 18 meses. Otras figuras, como el director médico de Inglaterra, Chris Whitty, se han corrido hacia el extremo más distante del espectro, lo que sugiere que un año puede ser demasiado pronto.

Cuando las vacunas no funcionan

Es preciso explicar, que en 1984, la entonces secretaria de Salud y Servicios Humanos de EEUU., Margaret Heckler, anunció en una conferencia de prensa en Washington que los científicos habían identificado con éxito el virus que luego se conoció como VIH, y predijeron que una vacuna preventiva estaría lista para ser probada en dos años.

Casi cuatro décadas y 32 millones de muertes después, el mundo todavía está esperando una vacuna contra el VIH.

La búsqueda no terminó en los ochenta. En 1997, el presidente Bill Clinton retó a Estados Unidos a inventar una vacuna en una década. Hace catorce años, los científicos dijeron que todavía estábamos a unos 10 años de distancia.

Las dificultades para encontrar una vacuna comenzaron con la naturaleza misma del VIH / sida. “La influenza puede cambiar de un año a otro para que la infección natural o la inmunización del año anterior no te infecten al año siguiente. El VIH lo hace durante una sola infección”, explica Paul Offit, pediatra y especialista en enfermedades infecciosas quien coinventó la vacuna contra el rotavirus.

Enfermedades como el Covid-19 confunden a los científicos como al cuerpo humano

Pero ha habido otras enfermedades que han confundido tanto a los científicos como al cuerpo humano. Según la OMS, una vacuna eficaz contra el dengue, que infecta a unas 400.000 personas al año, ha eludido a los médicos durante décadas. En 2017, se suspendió un esfuerzo a gran escala para encontrar una después de que empeorara los síntomas de la enfermedad.

Ya se están realizando ensayos en humanos en la Universidad de Oxford en Inglaterra para una vacuna de coronavirus hecha de un virus de chimpancé, y en EE. UU. para una vacuna diferente, producida por Moderna.

Sin embargo, es el proceso de prueba, no el desarrollo, lo que detiene y a menudo impide la producción de vacunas, agrega Hotez, quien trabajó en una vacuna para proteger contra el SARS. “Lo difícil es mostrar que puedes demostrar que funciona y que es segura”.

Plan B

Si el mismo destino le sucede a una vacuna para covid-19, el virus podría permanecer con nosotros durante muchos años. Pero la respuesta médica al VIH/sida aún proporciona un marco para vivir con una enfermedad que no podemos eliminar.