Los cinco puntos clave para hacer realidad las metas del nuevo año

65
Metas
En el inicio de cada año establecemos propósitos que van desde los clásicos como mejorar la figura hasta los más exigentes como poner un negocio.

Tan tradicional como recibir el año en familia, quemar los monigotes, comer las uvas. En el inicio de cada año establecemos propósitos que van desde los clásicos como mejorar la figura hasta los más exigentes como poner un negocio o estudiar una maestría. Todos exigen sacrificio y muchas veces morimos en el intento (o antes de iniciar).

Por eso, la psicóloga española Patricia Ramírez Loeffler recogió en Sport Life algunos consejos para cambiar esa tendencia. “Cada partido, cada competición, cada entrevista de trabajo, requieren de una fase de calentamiento y de preparación. Nadie entra a jugar su final sin haberse preparado para ella”, asegura.

Pasa que al establecer las metas de año nuevo la ansiedad toma ventaja y antes de dejar de fumar, por ejemplo, ya estamos probando otro cigarrillo.

Aquí recogemos los cinco principales consejos:

1) Pensar en positivo

No es lo mismo decir “dejaré el sedentarismo” a pensar “comeré alimentos sanos” o “correré media hora todas las mañanas”. El cerebro entiende mejor los pensamientos positivos.

2) Escribirlos

“Sabemos que la fijación de la atención y la retención es mayor si se realiza a través de papel y lápiz”, resalta Ramírez frente a las posibilidades que nos brindan las aplicaciones móviles. Aquí sugiere llevar una libreta para “anotar teléfonos, personas, dificultades del objetivo, frases que te motiven”. Hay que poner fechas.

3) Ser concreto

Debemos establecer qué queremos conseguir, cuándo, cómo, dónde y con qué. Así tendremos la oportunidad de medir nuestro progreso. ¿Cómo hacerlo? Con detalles específicos. Si quiero ser más amable, puedo medirlo con la sonrisa que brindo cada mañana al comprar el pan o si saludo al llegar a la oficina.

4) Medir el esfuerzo, otras metas

“El día que no te apetezca, que te veas desanimado o que tengas ganas de tirar la toalla, haz tu mínimo”, explica la especialista. Al menos así se hace el esfuerzo, aunque sea mínimo, y no se aborta el plan por no tener ánimos.

“Si has decidido llevar una vida más activa y no tienes ninguna gana de salir a correr, haz una tanda cortita de sentadillas o saltos o sal a pasear rapidito. Diez minutos, pero haz algo. Te permitirá sentirte orgulloso en lugar de sentir el malestar de haber abandonado”.

También es importante tratarnos con compasión. Si fallamos o desistimos un día, no nos cuestionemos, retomemos el objetivo con fuerzas al día siguiente.

5) ¿Por qué no empezar hoy?

“Aunque el objetivo sea para el uno de enero, ¿hay algo que puedas adelantar hoy? No necesitas salir a correr, pero sí mirar rutas, zapatillas en internet, buscar compañero de running. Algo que te haga sentir que ya estás en el camino”, es el mensaje de Ramírez. (F)