Privado de libertad se incendia al interior de La Tolva

418
Privado de libertad
Según versiones manejadas el privado de libertad se envolvió en sabanas y luego se metió fuego.

Morocelí, El Paraíso. Un privado de libertad, recluido en «El Pozo» número dos de la cárcel de máxima seguridad conocida como La Tolva, ubicada en Morocelí, El Paraíso, fue trasladado esta tarde con graves quemaduras a la sala de quemados del Hospital Escuela Universitario (HEU).

El presidiario está identificado como Ángel Alberto Aguilar Flores. Y, de acuerdo al reporte proporcionado, sufrió quemaduras de segundo y tercer grado en la mayor parte de su cuerpo.

Según versiones manejadas el privado de libertad se envolvió en sabanas y luego se metió fuego. Sin embargo, las autoridades penitenciarias no han dado ningún tipo de información sobre el inusual hecho.

También se presume que el afectado estaba acompañado de otros reos al interior de su celda. Por lo que se recaban pesquisas para ver si fue un mismo compañero que lo incendio o él decidió meterse fuego.

Cabe indicar, que el reo fue transportado por el equipo de emergencia del Hospital Gabriela Alvarado hasta el HEU. De igual forma iba fuertemente custodiado por elementos policiales del Instituto Penitenciario.

Es preciso señalar que se desconoce por qué delito guarda prisión en esa cárcel del oriente del país.

Le puede interesarDejan en libertad a madre que lanzó agua caliente a su hijo en Copán

Afectada en explosión de cohetería en Copán: “No me dio tiempo de correr”

El pasado viernes se reportó la explosión de una cohetería en Copán, zona occidental de Honduras. En el incidente cuatro personas de una misma familia resultaron con quemaduras de gravedad.

Todavía afectada y en recuperación, Doris Mejía de 28 años, contó los desesperantes momentos que vivió junto a su esposo e hijos.

Agustín Landaverde de 30 años, Eleázar de 7 años y Gredin Agustín de 10, también resultaron afectados en el incidente. Al parecer, Doris es la más afectada; ella presenta quemaduras en la mitad de su cuerpo y está en recuperación en el Hospital Escuela Universitario (HEU).

“Solo me acuerdo que me levanté a darle almuerzo al marido mío que llegó de trabajar y a los niños míos que habían llegado de la escuela. De ahí me acuerdo que me devolví a la mesa a seguir trabajando y de pronto sentí la explosión”, dijo Mejía.