PN vincula la masacre de Puerto Cortés con el tráfico de combustible

241
Vecinos y policías en la colonia 9 de Diciembre, donde ocurrió la masacre de Puerto Cortés.

Honduras. Sobre la trágica masacre de Puerto Cortés, ocurrida anoche, la Policía Nacional (PN) maneja como hipótesis el robo y tráfico de combustible de forma ilegal.

Las autoridades comunicaron en un escrito que el hecho criminal «estaría relacionado con la pelea de territorio por parte de estructuras criminales que se dedican a la venta de combustible clandestino».

Según la Policía, tres las víctimas tenían vinculación con ese negocio ilícito, lo que habría originado las disputas con delincuentes organizados.

De tal forma que los acribillados por asesinos vestidos con indumentaria de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) en la colonia 9 de Diciembre son: Juan Carlos Tinoco Núñez (45), contratista en el rubro del transporte.

También perdieron la vida Jorge Alberto Tinoco Bueso (22) y . Además, dentro del grupo está Edwin Isaac Tinoco Núñez, contratista de 36 años de edad.

Por otra parte, Marta Graciela Bueso López, de 51, se dedicaba al oficio de comerciante y Jacob Stivi Torres Nuñez, de 16 años, menor de edad y estudiante.

Cabe mencionar que todos son residentes y originarios de la colonia 9 de Diciembre.

La Policía sólo confirmó cinco, pero son siete

Inicialmente en el informe policial se leía que los fallecidos eran cinco personas que habían sido trasladadas a la Morgue Judicial de Medicina Forense en San Pedro Sula.

Horas después, los periodistas de medios de comunicación del puerto afirmaron que la cifra ascendía a siete. Esto porque Alejandro Mayorga y Santiago Alexander García no murieron en la escena del crimen.

Por otro lado, tres personas están heridas, se trata de tres mujeres: Gloria Nuñez , Sarahí Tinoco y otra conocida como Maritza.

La Policía también detalló que los homicidas eran cuatro hombres, que según observaron testigos anónimos, se bajaron de un vehículo tipo camioneta, color gris, marca Ford Scape.

Enseguida, sacaron a sus víctimas, quienes se encontraban en el interior de una vivienda, los colocaron boca abajo en la calle y les dispararon hasta matarlos. Después huyeron y hasta el momento no hay capturas.

Cabe recalcar que este dantesco hecho es el segundo con múltiples víctimas mortales en menos de una semana; es la masacre número 61 del presente año en Honduras.