Plazo de 24 horas: Si no hay insumos de protección, médicos internos se retiran

1609
médicos internos
Los "internos" abandonarían sus labores en los centros hospitalarios ya que no les han provisto con los insumos de bioseguridad mínimos.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Corre el tiempo: el plazo es de 24 horas. Los médicos internos se pronunciaron y advirtieron que si no hay abastecimiento de equipo mínimo de bioseguridad para el COVID-19, abandonarán guardias en hospitales de todo el país.

Así  fue expuesto a través de un comunicado emitido por el Comité Coordinador Estudiantil de Internado Rotatorio de Tegucigalpa en conjunto a los coordinadores regionales.

Según se especificó, la suspensión de las guardias de 24 horas se convertiría en realidad a partir de mañana a las 7:00 a.m. del jueves.

Además de la carencia de insumos, los estudiantes declaran que están en «calamidad económica», pues no reciben la totalidad del pago de la beca desde mayo de 2019.

En cuanto a la generación que ingresó en febrero de 2020, aseguran que ni siquiera han firmado el contrato que contemplaría el pago de la remuneración.

La pérdida de recursos humanos, en el marco de la crisis creciente de COVID-19, sería responsabilidad de la Secretaría de Salud, según se considera en el comunicado. Pero, eximen de culpa a la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

Lea también – UNAH-VS: estudiantes de Odontología se retiran de su servicio social

Prólogo: más de 15 días de espera

El comunicado provisto por los estudiantes de Medicina de la UNAH, que cursan el internado rotatorio, recuerda inicialmente que el 12 de marzo brindaron un escrito que planteaba la «precaria situación» en la que se encuentran.

En ese entonces, se comprometían a seguir desempeñando sus labores bajo la condición del aprovisionamiento de las medidas de bioseguridad requeridas. Sin embargo, no hubo  intención alguna de responder a su solicitud; están preparados para colgar sus batas.

Pronunciamiento de médicos internos

Las determinaciones plasmadas en el documento comienzan con una breve descripción del contexto que rodea sus quehaceres.

En virtud de lo anterior, describen que se ha presentado un aumento «exponencial» en los casos confirmados de COVID-19 en el país; además, aseguran, se sitúa la tasa más alta de mortalidad en América, con un 5.87 por ciento.

Por tanto, consideran que hay una exposición directa de los médicos internos; seguido se explica que sólo están abastecidos con botas, gorros y mascarillas quirúrgicas, además de batas descartables.

Lamentan que «a pesar de los acercamientos con las autoridades hospitalarias y sanitarias», no han logrado recibir siquiera los insumos mínimos para continuar su labor de resguardar vidas.

La exigencia de equipo de protección personal se desglosa en: mascarilla N95, batas descartables, botas quirúrgicas, gorros y gafas de protección.

A este punto, se reitera que otorgarán un plazo de un día para que la totalidad de centros donde ellos laboran sean abastecidos con cada uno de los implementos mencionados.

¿Y en caso de incumplimiento? 

Claro y conciso los futuros doctores explican que, si se ignora su petición, suspenderán su modalidad de guardias de 24 horas. Por lo que, se dedicarían nada más a continuar con sus clases en modalidad virtual.

La medida incluiría a los internos de Tegucigalpa, San Pedro Sula y los centros regionales.

Detallan que igualmente abandonarían «de forma inmediata» otros hospitales, donde hay médicos en formación, si los establecieran como centros de atención a COVID-19.

Médicos internos: Sin dinero de la beca

Por otra parte, los alumnos de medicina también señalan que no se les ha cumplido a cabalidad con el pago de las «becas», amparado en el Reglamento del Interno para Estudiantes de Medicina de la UNAH.

En base con el comunicado, las generaciones de mayo, agosto y noviembre de 2019 no han recibido sus pagos por completo; mientras que la generación que ingresó en febrero de 2020 ni siquiera firmó contrato aún.

¿A quién acusan de haberles olvidado? El escrito es claro.

«Es responsabilidad de la Secretaría de Salud cubrir la necesidad de recursos humanos, no de las universidades», plantean.

Por último, los internos hacen saber a las autoridades docentes y administrativas que una posible repercusión académica o de expulsión por sus exigencias derivaría en una acusación ante los Tribunales de Justicia y el Tribunal de Honor del Colegio Médico de Honduras.


🔹 Suscríbete gratis a más información sobre el #COVID-19 en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: bit.ly/whatsapptiempo