SAN PEDRO SULA. Adán Josué Romero, es un joven reportero que reside en el municipio de Cucuyagua, Copán, occidente de Honduras.

El joven trabaja en un canal pequeño de su localidad, pero su amor por las comunicaciones está por encima del poco dinero que gana allí y aún sin ser graduado de dicha carrera en la universidad.

Sus historias desenmascaran unas realidades muy complejas sin tener que apuntar a tocar las fibras de los televidentes, con descripciones detalladas de atmósferas, comportamientos y sensaciones, Adán va al grano: cuenta cómo fue su transformación y qué lo motivó a emprender en la televisión, entrega información documental precisa y narra de manera directa la realidad de los hechos.

Josué nunca permanece callado e informa incansablemente sobre las luchas intestinas en su natal municipio, así como también da voz sobre las víctimas de la violencia en aquel lugar, esas que a menudo caen en el olvido.

Existen varios principios que guían la labor del periodista, el principal de los cuales es el respeto por la verdad, el rigor en la búsqueda de la información fidedigna y verificable. En general, se considera buen periodista al que consigue información relevante, breve y exacta en el menor tiempo posible, tal es el caso de Romero.

Josué Romero labora en el canal Copán Sur y mencionó que con mucho esfuerzo han comprado la logística necesaria para poder informar a plenitud a su municipio y aldeas aledañas, pues los patrocinadores, son clientes pequeños y por ende, pagan muy poco.

Periodismo en Copán

Para Romero, el periodismo de guerra ha sido tema de películas, libros, documentales, premios, exposiciones de fotografía y vocaciones en las aulas de las facultades de periodismo, pero lejos de esa idea romántica del que empuña una cámara o un bolígrafo en busca de la verdad, las muertes son reales, los secuestros son reales, la escasez de medios, la precariedad; todo ello es real y este muchacho, definió la profesión como dura, peligrosa y a veces trágica, aún viviendo en un lugar donde casi no se registran tantos hechos violentos.

Según manifestó el comunicador a Diario TIEMPO, su sueldo apenas alcanza los 4,000 lempiras, algo con lo cual no subsistiría, pero gracias a que le ayuda a sus padres, quienes tienen unas parcelas de finca de café, logra sobrevivir.

Asimismo, confesó que algún día le gustaría ser el alcalde de su municipio, con el afán de sacar el pueblo adelante y buscar un mayor desarrollo en todo sentido.

En el canal para el cual trabaja, hay alrededor de tres personas, quienes ejecutan diferentes roles, debido a que no hay mayor presupuesto para contratar más personal; no obstante, la pasión de Romero y su perseverancia, le han permitido se pieza clave en su medio en el medio de comunicación para el cual labora.

Así también, cerró diciendo que se siente muy agradecido con Dios, sus padres y amigos que tanto le han apoyado en esta difícil, pero maravillosa labor.

Te puede interesar leer: C-Libre presenta recurso de inconstitucionalidad en contra del 335-B del Código Penal

Varias funciones hacen Romero debido al poco personal
Varias funciones hacen Romero debido al poco personal
Josué Romero se siente muy agradecido con sus padres
Josué Romero se siente muy agradecido con sus padres
Romero se desplaza a distintos lugares de Copán para dar la noticia
Romero se desplaza a distintos lugares de Copán para dar la noticia
Josué Romero, uno de los talentos en Cucuyagua, Copán
Josué Romero, uno de los talentos en Cucuyagua, Copán