27.6 C
San Pedro Sula
sábado, enero 22, 2022

Opinión de Sua Martínez: A los sabios de la tercera edad, mis maestros de generaciones

Debes leer

Sua Martínez Ibarra, catedrática universitaria.
Sua Martínez Ibarra, catedrática universitaria.

“Tu edad será respetada, Tus consejos serán provechosos, tus canas honorables y tu memoria se conservará en bendición”. Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García.

El mundo está viviendo una situación muy difícil, por la pandemia mundial, COVID-19, en muchos países, le dan prioridad de atención médica al joven, que al adulto mayor, cuando el cuidado y atención de la vida del ser humano es el fin primordial de una sociedad, en donde el estado debe velar por preservarla, respetarla y protegerla, sin hacer acepciones y atender al ser humano en igualdad de condiciones.

Mientras la sociedad no produzca las legislaciones y las condiciones apropiadas, la falta de atención médica, la poca atención preferencial al adulto de la tercera edad, continuarán afectando a quienes han forjado generaciones y han levantado países sobre sus inagotables luchas, infringiendo así los principios básicos de la Bioética.

En estos tiempos de adversidad, el Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García, director internacional de La Iglesia La luz del Mundo, envió un mensaje apostólico lleno de esperanzas, lleno de amor paternal, dirigido a los Sabios de la tercera Edad, los maestros que han formado generaciones en el pueblo de Dios. El mensaje apostólico inundó de alegría a millones de corazones de esta preciosa edad, que son parte de la población de adultos mayores.

En su mensaje Apostólico, con la nobleza proveniente del amor verdadero que solo habita en los Elegidos de Dios, destacó: “La ancianidad no es respetable por el número de los años que cuenta, sino por una conducta alcanzada sin mancha”.

“Hermanos ancianos: quiero encargarles que procuren con toda solicitud la orientación de los jóvenes, habladles de vuestro buen testimonio, aconsejadles con amor que sirvan a Dios”.

“La ancianidad es una honorable condición instituida por Dios, la cual al mismo tiempo que procura el bien ajeno, trabaja en la perfección propia”.

“Tu edad será respetada, tus consejos serán provechosos, tus canas honorables y tu memoria se conservará en bendición”, palabras del Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García.

En mi columna me voy a referir a mis Padres, cuyos consejos han marcado mi vida, mi padre Edgardo Martínez y mi madre Martha Ibarra, quienes van siguiendo el ejemplo del apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García.

En mi vida han sido innumerables, hombres y mujeres, ministros, esposas de ministros, miembros de la Iglesia de Jesucristo, hermanos que desde mi niñez me llenaron de su ejemplo de honestidad y sabios consejos, llenaría hojas de nombres de santas y santos adultos mayores, que durante la salutación apostólica recordé a cada uno de ellos.

Mis padres, han llegado a la edad adulta, han sido maestros de una gran trayectoria de vida, ellos han formado generaciones, un hermoso ejemplo de valentía, abnegación, trabajo en la obra del Señor, mis maestros, hoy quiero reconocer su fe firme en la elección de Dios, la cual han trasmitido a todos sus hijos y a sus nietos, Dios ha multiplicado sus frutos.

Agradezco a Dios en la bendición de su siervo, escogerlos para mi formación; este mes de agosto del 2020 cumplirán 50 años de servicio en la obra del Señor, forjando generaciones en nuestro país Honduras, y 47 años de matrimonio santo, matrimonio que hoy continúa siguiendo el ejemplo del apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García.

Mi amor para ustedes es eterno, ustedes me han inculcado ese amor único y especial a Dios, a su hijo Jesucristo y a laelección, me han enseñado a servir, a luchar por la igualdad de oportunidades para todos, me han enseñado la humildad, cuando nos reunimos hablamos de la grandeza de la elección de Dios, de cómo vamos caminando seguros en el hueco de la mano de Dios.

Mis padres mis maestros me han enseñado a no perder el tiempo, son el ejemplo más cercano de amor a la elección de Dios, del amor al prójimo, me han enseñado a ser fuerte, si, hemos llevado sufrimientos como familia material y espiritual por nuestro padre, y no por ello nos hemos doblegado, porque conocemos la honorabilidad del elegido de Dios, y juntos hemos aprendido a esperar con paciencia y mansedumbre en la voluntad de Dios.

Me han enseñado a confiar en la oración del ungido de Dios, formaron en mi humildad, pero también carácter de lucha, valentía para defender la elección de Dios, a levantar mi cabeza y ejercer mi profesión al servicio de mi comunidad, sin perder el objetivo de quien abre las puertas es Dios, en la oración de su siervo.

¡Nuestro Padre en la fe nos ama!, hemos creído en las promesas de Dios y quiere vernos a todos con salud, y en especial a ustedes mis maestros, que miran sus nuevos tiempos con fe en su honorable edad adulta, y viven con alegría e ilusión las promesas de Dios en sus elegidos, por la voluntad de Dios.


🔹 Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: bit.ly/whatsapptiempo

Más noticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Hoy en Cronómetro