Opinión de Fernando Ángel Moreno: Entrar en recesión podría matar más que el coronavirus

4159
Foto referencial.

Autor: Luis Fernando Ángel Moreno.-Hace ya varios días quería escribir este artículo que seguramente será fuente de críticas, en especial de muchas personas que ven la solución en quedarnos en casa eternamente hasta que los riesgos del COVID desaparezcan y bajo el miedo de entender que el ser humano es mortal, que las personas mueren y que tenemos un virus que llego para quedarse y que cualquier medida que tomemos hoy es solo para ganar tiempo, para prepararnos, pero no hará desaparecer el virus ni el problema.

Antes de continuar entiendo bastante bien el problema, entiendo el objetivo de aplanar la curva para no colapsar el sistema de salud, entiendo perfectamente que el problema del virus no es su mortalidad sino su propagación. He tenido que leer cientos de artículos desde médicos hasta económicos para estar al día de la situación y para preparar las conferencias que he venido dictando, así que siento que cuando escribo lo hago bastante informado, aunque mi opinión, como la suya o la de cualquiera es solo una de tantas hipótesis.

Esta es una de tantas pandemias que la humanidad ha tenido que afrontar a lo largo de su historia.

Para no irme muy lejos en 1918 tuvimos una que se estima pudo matar entre 50 a 100 millones de personas, infecto a la tercera parte de la población mundial y mato a casi el 6% de la misma. Todo esto sumado al hecho que justo terminaba una guerra mundial. El mundo siguió adelante.

En 1957 tuvimos nuevamente otra pandemia, en este caso con un millón de muertes estimadas. El mundo siguió adelante.

En 1968 nos ataca nuevamente otra pandemia, se estiman entre 1 a 4 millones de muertes. El mundo siguió adelante.

En 2009 nos ataca nuevamente, esta vez dejando mas de 1400 millones de infectados y se estiman entre 50.000 a 150.000 muertes… muchos de nosotros ni nos enteramos o poco cuidado le pusimos. El mundo siguió adelante.

Hoy nos afecta una nueva pandemia. No tiene nada de nuevo comparado con las anteriores a excepción de un arma muy mortal: Las redes sociales.

Nunca antes las personas habían estado tan temerarias ante la muerte, porque nunca antes nos recordaban a diario que las personas morían en cifras alarmantes de alrededor de 100 muertos por minuto y 150.000 muertes diarias se estiman en el mundo que hacen ver al COVID diminuto cuando se analizan.

Jamas en la historia se había vivido una pandemia en la que minuto a minuto se contaran los muertos, las víctimas, los casos.

Todos los medios, en todos los países, están contando muertos. Todas las redes están inundadas diariamente de información en la mayoría de casos sin conocimiento o contexto.

Nunca antes el planeta estuvo totalmente enfocado en el seguimiento de 35.000 muertos pensando que esta es una cifra escandalosa, sin poner contexto alguno al número de personas que mueren diariamente.

Para ponerles algo de contexto quiero dejar estas cifras

En lo que va corrido del año (al 25 de marzo) habían muerto 100 veces más personas por hambre que por COVID, pero de eso muchos ni se habían enterado.

En lo corrido del año se han muerto 10 veces mas personas por enfermedades asociadas al VIH o ETS, cerca de 390.000 personas, pero igualmente el mundo no estaba en cuarentena sexual.

La influenza había matado a la fecha mas de 100.000 personas, 5 veces los muertos del COVID pero eso apenas lo conocemos.

1.9 millones de personas han muerto por cáncer en este trimestre y es una realidad que tenemos que afrontar dia a dia, nos puede dar a cualquiera y no por eso dejamos de vivir.

Aquí es donde llegan los comentarios: Es que no entendes que es una pandemia! No sabes que es exponencial! El hambre no es contagioso, el cáncer tampoco! Esto le puede dar a cualquiera, nos puede matar a todos! Esto puede colapsar el sistema hospitalario! El cigarrillo mata a quien lo fuma! Los accidentes de transito no son comparables!

Y todos tienen razón, PERO todos se quedan muy cortos en su análisis y no han entendido el contexto de las cosas, su profundidad y efectos si las cosas continúan como van.

Muchos piensan que la economía es dinero.