23.6 C
San Pedro Sula
sábado, enero 22, 2022

Opinión de Carlos Fúnez: Pandemia y pobreza… males incompatibles

Debes leer

Carlos Fúnez, ingeniero civil con más de 50 años de experiencia profesional. Fue gerente general del Instituto Nacional de la Vivienda (INVA), gerente de Operaciones de DIMA y gerente de Servicios Técnicos de la Tela R.R. Co.
Carlos Fúnez, ingeniero civil con más de 50 años de experiencia profesional. Fue gerente general del Instituto Nacional de la Vivienda (INVA), gerente de Operaciones de DIMA y gerente de Servicios Técnicos de la Tela R.R. Co.

Analizando muy cuidadosamente las circunstancias y aspectos que puedan incidir o gravitar muy severamente en la contaminación del coronavirus o covid-19 es la pobreza extrema, propia de los países tercermundistas como se suele llamarnos a todas las naciones que estamos totalmente a la saga de muchas otras que son sumamente desarrolladas en todos los aspectos de la vida moderna. De las cuales Honduras se encuentra, sumamente distante de ellas en su desarrollo social, económico, cultural, científico y político. Por cuya razón trataré dentro de mis conceptos hablar poco o nada de estos temas que además de ser sumamente complejos, yo los desconozco completamente.

Para comenzar ya no me sorprendió mucho cuando se estableció la cuarentena, porque la mayoría de las personas, pienso que algunos por ignorancia y algunos otros por incredulidad y otros por rebeldía, no acataron los lineamientos y ordenanzas de bioseguridad que se implementaron y se difundieron, por parte del gobierno de la República. Que dicho sea de paso, para la población la cuarentena no significó algo más allá de un sabroso feriadón, digno y propio para disfrutarse en todos los aspectos de una buena vida. Esto precisamente fue lo que más dio pie para los contagios masivos, que tuvieron como consecuencia las muertes de muchos hondureños, incluso en edades productivas, en personas jóvenes que todavía tenían mucho que dar a nuestro país, que tan habido está de la ayuda y el esfuerzo de todos sus hijos.

Lea además – Opinión de Carlos Fúnez: Gracias médicos y enfermeras de Honduras

Yo hasta donde he podido notar estas pandemias se presentan con mayor fuerza, en los países pobres y atrasados como el nuestro, que los sistemas de salud son tan frágiles en lo técnico como en lo económico. La pregunta de rigor que nos debemos formular en estos casos es la siguiente: cómo puede ser posible que un país donde la gente es tan pobre, que a los pocos que trabajan apenas les alcanza su bajo salario para cubrir las necesidades fundamentales de casa, comida, agua, luz eléctrica y medicina, no pueda disponer de fondos excedentes para comprar mascarillas y gel anti bacterial para su aseo constante de manos. Y no solo para una persona sino para toda la familia.

Esto lógicamente es un problema para la gente sumamente pobre imposible de solucionar. Hay familias y en gran cantidad, que viven tanto en áreas rurales como urbanas que habitan en las zonas marginales o los llamados cinturones de miseria en que las familias viven en cuartos de 6.00 x 6.00 metros, en los cuales viven desde 6 a 10 personas. Cabe aclarar que este mismo cuarto lo utilizan para todo, dormir, cocinar y comer. Aquí cabe la siguiente interrogante.

¿Cómo puede ser posible evitar el contagio con tanto hacinamiento entre estas personas? Que para entrar uno de ellos, otro tiene que salir para poder caber en tan reducido espacio.

Nota relacionada – Opinión de Carlos Fúnez: La ingeniería civil en Honduras

Por otro lado, en Honduras tenemos a estas alturas del nuevo siglo y del nuevo milenio, un porcentaje muy alto de comunidades con el título de ciudades que no cuentan con los servicios sanitarios básicos de agua potable, alcantarillado sanitario y alcantarillado pluvial en condiciones aceptables, ni siquiera un sistema de letrinas para disposición de excretas y un relleno sanitario para disposición de basuras.

Las pocas comunidades que dicen tener agua potable tampoco es cierto, lo que tienen es agua contaminada en tuberías que no es lógicamente agua potable que es la que no tiene gérmenes patógenos contaminantes dañinos totalmente para nuestra salud. Para no seguir preocupándolos con este tema de hoy, el control de roedores y otros insectos nocivos para la salud como cucarachas, jates, zancudos y moscas tampoco pasan por ningún control. Ojalá que nuestros futuros gobernantes traten de sacarnos de todas estas calamidades sanitarias, porque las pandemias vinieron para quedarse y no es justo ni correcto que se roben los dineros del pueblo solo por su desmedida ambición de fama, comodidades y fortuna haciéndose sumamente ricos, amparados en un puesto público que es para servir a todos nuestros compatriotas no para que unos pocos ladrones y corruptos se lo roben.


Nota para nuestros lectores:

🔹 Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: http://bit.ly/2LotFF0.

Más noticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Hoy en Cronómetro