34 C
San Pedro Sula
martes, abril 23, 2024

Muere Lina Morgan, la actriz que hacía reír a los españoles

Debes leer

Madrid, España. La actriz española Lina Morgan, popular figura conocida por sus papeles cómicos, murió el jueves en Madrid a los 78 años de edad tras una larga enfermedad, generando su desaparición un unánime homenaje en toda España.

«Nos deja una figura irreemplazable, Lina Morgan; nos hizo reír y llegó al corazón de todos. No la olvidaremos. Mis sentidas condolencias» escribió el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, en su cuenta Twitter.

Por su parte, el ministro de Cultura español, Iñigo Mendez de Vigo, destacó su amplio repertorio.

«Era una gran actriz muy querida no sólo por el gran público, sino por todos los compañeros de profesión. Hemos perdido a una actriz considerada como una de las mejores cómicas españolas que desarrolló una larga y fructífera carrera profesional», afirmó el funcionario.

Lina Morgan nació en Madrid en 1937, en una familia modesta. Su padre, un oficial de sastrería, la hizo trabajar de niña ayudando a coser uniformes militares. Fue una dura etapa de la posguerra que la actriz prefería no rememorar.

Desde niña soñó con ser «artista», y logró rápidamente subir a los escenarios, formando parte de una compañía infantil. Luego fue contratada por una compañía de revistas, en el conocido teatro madrileño de La Latina. Ello la impulsó a cambiar de nombre: María de los Ángeles López Segovia se convirtió en el más «artístico» Lina Morgan.

Luego sería muy popular en numerosos programas de televisión, atrayendo fácilmente la atención del público.

La influencia de Nini Marshall
Según recuerda este jueves el diario español El País, Lina Morgan «seguramente estuvo influida por la argentina Nini Marshall, que hizo popular el personaje Cándida, una criada española con la que la caricatura alcanzó puro disparate. Lina Morgan se contoneaba como ella de forma estrambótica, torcía las piernas de manera asombrosa, daba cabriolas inesperadas cuando bailaba o hacía muecas de auténtica payasa, mientras sus personajes fingían ser ingenuos, siendo en realidad avispados y astutos».

Lina Morgan participó en varias películas, entre ellas «La tonta del bote» (1970), en revistas musicales «Vaya par de gemelas» (1983) o «Celeste…no es un color» (1993), así como en el telefilm «El ultimo tranvia» (1990). Una de sus canciones más emblemáticas fue «Gracias por venir».

La artista también contribuyó a darle lustre al teatro La Latina, ubicado en el barrio donde había nacido, y del que ella fue propietaria entre 1983 y 2010.

«Trabajadora incansable, Lina Morgan pertenecía a una generación de actores muy amados y muy populares, en la época en que existían solamente (en España) dos cadenas de televisión», afirmó Jesús Cimarro, su sucesor en la dirección del teatro.

Jubilada, la actriz sufrió problemas de salud. Fue hospitalizada en 2013 debido a una neumonía. Su fallecimiento, este jueves, se produjo en su domicilio en la capital española.

Estás a un paso de recibir nuestro PDF Gratis

Última Hora

Hoy en Cronómetro

error: Contenido Protegido