Miles de manifestantes irrumpen y destrozan el Parlamento de Hong Kong

208
protestas en Hong Kong
Los hechos ocurrieron después de que la policía usó gas pimienta y porras para evitar que los manifestantes irrumpieran en una ceremonia anual de izado de la bandera.

HONG KONG, CHINA. Hong Kong volvió a ser escenario, este lunes, de enfrentamientos entre la policía y manifestantes en el 22 aniversario del traspaso del control del territorio de Reino Unido a China.

Poco después de la medianoche hora local (16:00 GMT), cientos de agentes de policía entraron en el Parlamento para desalojar a las personas que habían entrado por la fuerza en el edificio unas horas antes.

Varias individuos rompieron vidrios para ingresar al recinto mientras una enorme multitud observaba desde el exterior.

Se indicó que cientos ocuparon el vestíbulo del edificio. Pintaron mensajes en las paredes y saludaron a la multitud desde las ventanas en pisos superiores.

Los hechos ocurrieron después de que la policía usó gas pimienta y porras para evitar que los manifestantes irrumpieran en una ceremonia anual de izado de la bandera.

Lea también: Productores de petróleo mantendrán el recorte de su producción hasta marzo de 2020

Suspenden ley, pero las protestas no cesan

Las manifestaciones forman parte de una serie de protestas pacíficas contra un polémico proyecto de ley que iba a permitir las extradiciones a la China continental.

El gobierno accedió a suspenderlo de manera indefinida; pero esto no ha detenido las protestas. La Jefa Ejecutiva de Hong Kong, Carrie Lam, se enfrenta a voces que piden su dimisión.

Este lunes estaban programados una serie de eventos a favor de la democracia en el aniversario del retorno de Hong Kong a manos chinas.

El izado de la bandera, que conmemora el traspaso, se realizó dentro del Centro de Convenciones y Exhibiciones de Hong Kong en medio de una gran presencia policial.

Las autoridades dijeron que los personas empezaron a bloquear varias calles cercanas al recinto durante la mañana del lunes. Usaron como obstáculos barreras de metal y plástico.

Fuera del Centro de Convenciones, agentes armados con escudos y porras se enfrentaron a cientos de individuos protestando media hora antes de la ceremonia.

La agencia de noticias AFP informó que al menos una mujer fue vista sangrando por una herida en la cabeza después de los enfrentamientos.

La policía condenó en un comunicado los «actos ilegales» de los manifestantes, que según aseguraron habían agarrado varas de metal y barandillas de edificios en construcción cercanos.

Heridos

Más tarde, informó de 13 policías heridos que habían sido llevados al hospital después de que los que protestaban les echaran un «líquido desconocido» la mañana del lunes. Según se reportó, algunos sufrieron dificultades para respirar como consecuencia de esto.

Alrededor de la hora de almuerzo, un grupo de manifestantes se separó del resto y fue al edificio del Parlamento (LegCo), donde se reúne el gobierno.

Un pequeño equipo estrelló repetidamente un carrito de metal contra las puertas de cristal del inmueble mientras otros los alentaban.

La policía antidisturbios se logró ver en el exterior.

Asimismo, algunos legisladores le suplicaron a los manifestantes que pararan.

La policía les pidió que paren todos los actos de violencia y al público, que evite el área aledaña a LegCo.

Carrie Lam dijo en la ceremonia de izado que dedicaría más tiempo a escuchar a la gente.

«Aprenderé la lección y garantizaré que el trabajo del gobierno en el futuro sea más cercano y más reactivo a las aspiraciones, sentimientos y opiniones de la comunidad», afirmó.

Fue la primera aparición pública de Lam desde el pasado 18 de junio, cuando se disculpó por su gestión del proyecto de ley.

¿Por qué protesta la gente?

Hong Kong, una antigua colonia británica,forma parte de China desde 1997 bajo el principio de «un país, dos sistemas», que le permite tener libertades que no se dan en la China continental, como independencia judicial.

El proyecto de ley disparó las preocupaciones de que eso fuera a cambiar.

Sus críticos temían que pudiera usarse para atacar a opositores del gobierno chino y reforzar el control de este sobre Hong Kong aún más.

El 12 de junio, la policía usó gas lacrimógeno y balas de goma para dispersar a la multitud.

Con el tiempo, los manifestantes forzaron al gobierno a disculparse y suspender el proyecto.

Sin embargo, muchos se niegan a dejar de salir a la calle hasta que este sea descartado por completo.

Investigación 

Todavía hay indignación por el nivel de fuerza policial del 12 de junio y muchas piden que haya una investigación.