EEUU: liberan a migrantes en estaciones de buses; los refugios están «abarrotados»

261
liberan a migrantes en estaciones de buses
Las autoridades migratorias estadounidenses dejan a los indocumentados en estas estaciones para que sus familiares, amigos o voluntarios los recojan.

CALIFORNIA, ESTADOS UNIDOS. Agentes de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos en California empezaron a dejar en las estaciones de autobuses a inmigrantes provenientes en su mayoría de los países centroamericanos.

Asimismo, alegaron que los lugares donde deben ser alojados están abarrotados, informó este martes Reuters, citando a la institución policial.

«Aquí nos vinieron a botar», lamentó Mynor, un campesino de 33 años. El pasado 9 de mayo se entregó a las autoridades estadounidenses en la frontera entre México y Arizona pidiendo asilo. Pasó ocho días en centros de detención hasta que lo liberaron este jueves. Acatando una orden judicial que impide que una familia con niños solicitando refugio permanezca bajo custodia por más de 20 días.

El 15 de mayo, liberaron a varios inmigrantes en la estación de autobuses de Greyhound de San Bernardino.

Las autoridades migratorias estadounidenses dejan a los indocumentados en estas estaciones para que sus familiares, amigos o voluntarios los recojan.

El subjefe interino de la Patrulla Fronteriza, Miguel Garcia, aseguró que se adoptó la decisión porque los agentes «no pueden mantenerlos [a los inmigrantes] detenidos por más tiempo», ya que los refugios «están en máxima ocupación».

Lea también: EEUU: congresistas buscan protección para mujeres y niños en el Triángulo Norte

Incremento

En ese contexto, la agencia británica citó la información de un informe de las autoridades que indica que las detenciones de las familias de migrantes en la ciudad El Centro  incrementaron en un 383% durante los 7 meses antes de abril respecto al mismo período en 2018.

Eso ya ocurre en Arizona desde hace varias semanas. Sin embargo, según activistas jamás había pasado en una estación de buses en San Bernardino. A 60 millas al este de Los Ángeles, una de las ciudades santuario que encabeza la lucha contra las políticas migratorias de la administración Trump. Por eso creen que se trata de las advertencias cumplidas del presidente republicano. Además, de un ataque directo a los políticos locales.