México.- El máximo debate en la última semana en México no fue sobre política, sino sobre la vida privada de los futbolistas. El seleccionador de México Juan Carlos Osorio salió en defensa de los jugadores.

Nueve jugadores de la selección mexicana, en su día libre tras un partido contra Escocia, sostuvieron en una fiesta. No fue en un centro nocturno, ni en ningún lugar público, sino en una casa ubicada en una lujosa zona en Ciudad de México.

La publicación, caracterizada por los cotilleos, mostró fotografías de Guillermo Ochoa; Carlos Salcedo y Marco Fabián, Jesús Gallardo, Raúl Jiménez; Jesús Manuel Corona y Héctor Herrera, Giovani y Jonathan Dos Santos.

Les acompañaron varias mujeres, a quienes les pagan por una simple compañía o incluso por sexo. La divulgación señaló que eran 30.

«Siempre estuve consciente de la reunión, del momento que iban a tener los jugadores, de compartir entre ellos», comentó el entrenador Juan Carlos Osorio este viernes. «Valoro que siempre hubo honestidad de parte de nuestros jugadores para con nosotros», dijo.

La noticia detonó en el equipo mexicano que recién llegaba a Copenhague, Dinamarca para preparar un amistoso contra los locales.

En México atizaron a sus futbolistas por irse de fiesta en el momento previo a un Mundial de fútbol. La controversia se encaminó hacia los seleccionados que tenían esposa.

El punto de mira estuvo sobre Héctor Herrera, quien el miércoles pidió permiso al entrenador Juan Carlos Osorio para viajar a Oporto para hablar con su esposa y regresar al siguiente día.

«El día libre es el día libre, son riesgos que uno corre con la libertad. En realidad, no es que nos guste o no. Simplemente hay que tener claro que no han faltado a algún tema de entrenamiento ni de concentración», consideró Guillermo Cantú, el secretario general de la Federación Mexicana de Fútbol.

Los medios mexicanos han apuntado, escudados en los trascendidos, que la situación no fue del agrado de los patrocinadores del equipo.

Resultado de imagen para fiesta de seleccion de mexico
El máximo debate en la última semana en México no fue sobre política; sino sobre la vida privada de los futbolistas.

«Consideré necesario que él fuera a solucionar su situación personal. Aquí lo más importante es el ser humano, más allá de las características o condiciones del jugador», refirió Osorio.

«No hemos hecho ningún acto de indisciplina, no estábamos en una concentración y eso nos deja tranquilos», agregó Andrés Guardado, uno de los capitanes que no estuvo presente en esa reunión. México continúa con su periplo para enfrentar en su debut a Alemania el próximo domingo 17.

Redacción: Maybelline Lanza