Tegucigalpa, Honduras. La Navidad se celebra entre tradiciones como un acontecimiento religioso y familiar, para muchos es la mejor época del año.

En el país se celebra entre tradiciones el 24 y 25 de diciembre, comenzando con «Nochebuena» a la espera de las 12 de la media noche para el popular abrazo de Navidad.

En las calles, normalmente se colocan adornos y luces de colores. Sin embargo, las luces este año se han vistos menguadas debido a los altos precios de la factura energética.

Las tiendas arreglan sus vitrinas con los mejores adornos e invitan a la población a adquirir los productos. Por su parte, los hogares se adornan con el tradicional árbol de Navidad, y algunos hacen nacimientos, con figuras del Niño Jesús, San José, la Virgen María y los 3 Reyes Magos.

Es común que toda la familia se reúna, para disfrutar de la música, comida, ropa nueva e intercambiar regalos. Asimismo, se visitan a los amigos, y familiares. Los «cuchumbos», las cenas familiares, las visitas a la iglesia también forman parte de las tradiciones.

Por su parte, la quema de pólvora y los disparos al aire, son prácticas que continúan pese a que todos los años se reportan tragedias debido a estos.

Lea también: Rely Maradiaga sobre Navidad: «No me gusta lo que produce en la gente» 

Los nacimientos y decoraciones 

Entre las decoraciones navideñas destacan los nacimientos. Hay tan pequeños como los que solo incluyen a la Sagrada Familia y tan grandes que requieren semanas de preparación. Estos, pueden ser una muestra de devoción y el recordatorio del la celebración de la Navidad.

Sin embargo, pueden convertirse en verdaderos espacios para la denuncia pública. Tal es el caso del nacimiento elaborado por el ya conocido arquitecto, Fernando Martínez, quien este año colocó es su nacimiento la Caravana de migrantes.

En algunos pueblos y aldeas se acostumbra «el robo del Niño Jesús». En esta tradición, se espera al nacimiento del niño Jesús donde se destapa la figura que hasta el momento permanecía y los invitados tendrán que ingeniárselas para poder poder llevarse la preciada figurita. De lograrlo, la familia anfitriona tiene que realizar una fiesta el 6 de enero del siguiente año, para que la regresen.

Navidad se caracteriza por sus comida

Los festejos de la Navidad están llenos de delicias culinarias que no se comparan con ninguna otra temporada del año. Honduras destaca por los deliciosos platos que se preparan para disfrutar en familia. Actualmente es común escuchar a los hondureños en el extranjero decir cuanto extrañan los buenos nacatamales.

Dependiendo del presupuesto, las familias, preparan los deliciosos pollos rellenos o el cerdo horneado. Además, el famoso tajo relleno acompañado de abundantes guarniciones.

En los pueblos, se observa como se cortan los hojas para envolver los tamales. Del mismo modo, se preparan la masa de maíz y el relleno. Sin importar si son de frijoles o de alguna carne los tamales siguen vivos en las tradiciones navideñas.

Además, los postres tradiciones van desde las torrejas de dulce, pinol o leche. Sin olvidar el ayote y las rosquillas en miel.

Más allá de lo que se prepare, o de la cantidad, se destaca la cercanía de la familia que junta prepara los platillos. Y el tiempo que conlleva crear las delicias gastronómicas se recuerdan a los que están lejos y los mejores momentos del año.

Los estrenos

Esta es una tradición que aunque quizá ha tenido menor auge a través del tiempo, no ha sido olvidada. Cuando es posible, aún se procura estrenar en la Nochebuena, o mínimo celebrar la ocasión especial arreglándose.

Los niños, son quienes más disfrutan de sus «estrenos», por ello los padres realizan un esfuerzo para llevar esa alegría. Actualmente, los bultos o agachones se ven abarrotados de quienes buscan entre la ropa usada algo para lucir este día.

Los «cuchumbos»

Los «cuchumbos» o amigos secretos como también se conocen, son una divertida actividad que se realiza entre familiares o amigos.

La idea de intercambiar regalos entre varias personas se ha convertido en una tradición que ayuda a la economía, porque en lugar de comprar obsequios para varias personas, solo se compra para uno. Y todos tienen su obsequio.

Además, permite que se reúnan y compartan más allá de que cada uno reciba un presente. Claro, siempre hay quienes se llevan una mala experiencia y no reciben lo que querían.

Quema de pólvora

Pese a la prohibición de autoridades en algunos municipios, para evitar que adultos y especialmente los niños sean víctimas de quemadura. A la media noche, en los barrios, pueblos, caseríos se escuchan estruendo por quema de pólvora durante más de media hora.