Honduras será el país más afectado por el fenómeno de «El Niño»

2323

TEGUCIGALPA.- Los expertos en meteorología señalan que Honduras será nuevamente el país más afectado por la naturaleza, manifestados a través de “El Niño”, un fenómeno que trastocará las condiciones del clima en el territorio nacional por tercer año consecutivo.

De acuerdo con lo explicado por los especialistas, la época de sequía del presente año será más severa. Las temperaturas promedio subirán al menos dos grados, lo que desembocará en torrenciales lluvias térmicas; es decir, precipitaciones de falso invierno generadas por el recalentamiento.

El régimen de lluvia será irregular, las fuentes de agua seguirán agotándose y los recursos del bosque y del suelo observarán mayores niveles de degradación y destrucción.

El fenómeno de “El Niño” amenaza con afectar la producción de alimentos, especialmente la llamada agricultura de subsistencia de la que dependen miles de familias pobres.

El año pasado la sequía aquejó a unas 80,000 grupos nucleares de escasos recursos en 13 de los 18 departamentos del país y en alrededor de 200 municipios, lo que obligó a las autoridades a decretar estado de emergencia.

En algunos lugares de Honduras la sequía afectó el 100 por ciento de los cultivos de subsistencia de granos básicos como maíz y fríjoles, mientras que en otras zonas las pérdidas oscilaron entre el 60 y el 80 por ciento.

En las zonas urbanas la falta de lluvias se ha hecho sentir con drásticos racionamientos de agua potable y de energía eléctrica. Este año no será la excepción, según lo han advertido los entendidos en meteorología.

En el resto de países del istmo, las previsiones tienen características similares al patrón del año recién pasado.
Por ejemplo, la sequía en Panamá produjo una merma en especial la producción agropecuaria en las zonas centrales del país.

En Guatemala las autoridades de socorro reportaron que más de 296,000 familias fueron afectadas por el déficit de lluvias en por lo menos nueve departamentos de aquella nación.

En El Salvador, las autoridades mantuvieron vigente la alerta a los ciudadanos para que no malgastaran el agua, y los agricultores fueron beneficiados con paquetes de semillas para siembra postrera.

En Nicaragua, la falta de lluvia golpeó en 2015 a sectores agrícolas y ganaderos en los municipios de la franja del Pacífico, por lo que los productores solicitaron al Gobierno acudir en su ayuda de manera inmediata.

Hasta el primer trimestre del año anterior, Costa Rica mantuvo una alerta amarilla decretada al registrarse un déficit de lluvias de hasta un 65 por ciento en algunas zonas de la costa del Pacífico.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), advirtió desde finales de 2015 sobre el ciclo de poco agua que se presentaría en 2016 con déficit marcado para las regiones agrícolas.

El Centro Internacional para la Investigación de “El Niño”, ha centrado la discusión científica en asuntos como qué intensidad llegará a tener y hasta cuándo se va a extender el fenómeno.